martes, marzo 28, 2006

EL FIN DE LA HISTORIA PARA EL PROGRESISMO ARGENTINO(A PROPOSITO DE DECLARACIONES DE LEON GIECO)


En una entrevista reciente, el cantautor Leòn Gieco manifestò que para èl este gobierno, era en cuanto a la expectativa que despertaba ,comparable al breve gobierno de Hector J Càmpora, y al primer año y medio de Alfonsìn "previo a la obediencia debida y al punto final".
Tomo las declaraciones de Leòn Gieco que no es un cientista polìtco, ni un sociòlogo, (pero que si es indudablemente un referente socio- cultural, y que sus declaraciones se sabe estàn destinadas a ser escuchadas por muchos), como representativas de lo que piensa todo un sector polìtico- ideològico, amèn de tratarse de un tipo respetado, respetable, y consecuente como pocos en este maltratado paìs.
Estas declaraciones de Gieco, como insinùabamos en el pàrrafo anterior no son aisladas de un contexto: Los organismos de derechos humanos en bloque han manifestado su adhesiòn al gobierno, incluìda la otrora radicalizada Hebe de Bonafini, que decidiò no proseguir con sus marchas anuales del 8 de diciembre en Plaza de Mayo, el diario Pàgina 12 abandonò su espìritu crìtico para adherir totalmente a la polìtica del gobierno, mientras que algunos de los principales dirigentes de lo que fuera el Frente Grande hoy desempeñan importantes funciones en diversos sectores del elenco gubernamental.
Ahora bien, y para no extendernos, tomemos la comparaciòn efectuada por Giecco, y los tres momentos històricos que el menciona para constatar que poseen èstos de comùn y de distinto.
El primero de los momentos mencionado es el del Gobierno de Càmpora.Para comprender ese momento hay que entender que es hijo de dos procesos històricos que se venìan dando en el paìs y en Latinoamèrica y que confluyeron en esa coyuntura.
Por un lado se estaba dando un avance de tipo revolucionario en Amèrica Latina desatado a partir de la revoluciòn cubana. A propòsito de eso existìan sectores convencidos de practicar la lucha armada para arribar a un règimen de tipo "socialista", otros siguiendo el modelo de la Unidad Popular chilena, que confiaban que los mismos objetivos revolucionarios se podìan obtener a partir de una salida electoral.
Por otro lado, se trataba de la resistencia en nuestro paìs. de sectores fundamentalemnte obreros que habìan pugnado por el regreso de Peròn al paìs desde el mismo momento en que fuera derrocado, tras dieciocho años de proscripciòn.Algunas declaraciones del viejo caudillo desde su exilio madrileño le habìan hecho pensar a una parte de la juventud de entonces que el peronismo era el camino para arribar al socialismo.
Hector J Càmpora, un polìtico elegido por Peròn para ocupar la presidencia por su bajo perfil,soorprendio a todos con medidas de marcado corte popular. En su breve mandato se liberaron a los presos polìticos, se controlaron precios, se celebrò el pacto social entre empresarios y trabajadores, se destruyeron los archivos de la SIDE, y se restablecieron relaciones con Cuba y otros paìses socialistas.
Esta "primavera" como se sabe, concuyò tràgicamente con la masacre de Ezeiza del 20 de Junio de 1973 y la consecuente renuncia de Càmpora para dar paso a la reelecciòn de Peròn.
Lo de 1983 era distinto. Habìa concluido la dictadura militar mas sanguinaria de la historia argentina, por lo que existìa en la sociedad un consenso en cuanto a concluir con el largo ciclo de golpes de Estado e inestabilidad institucional.
La democracia constitucional, antes concebida para vastos sectores como mero instrumento fue concebida ahora como un fin en sì mismo, con la idea de que "con democracia tambièn se come, se cura y se educa", de allì la relevancia que cobraron los derechos humanos y la jerarquizaciòn que adquirieron las organizaciones que habìan luchado por ellos en el perìodo dictatorial, constituìdas por familiares de las vìctimas de la represiòn ilegal.
Esta "primavera" igual que la anterior concluyò en una nueva frustraciò:.Por un lado con la sanciòn de las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida, por el otro con el progresivo deterioro del nivel de vida que no demostrò que fuera cierto aquello de que "con democracia tambièn se come se cura y se educa".
Finalmente vamos a la situaciòn actual. Este gobierno, como ya dijimos, es hijo de la crisis de 2001/2002. En ese momento se produjo una vasta reacciòn de sectores medios y populares cuestionadora del sistema polìtico, antes que nada por el alto grado de corrupciòn reinante y por revelarse como incapaz para satisfacer las demandas populares.
El actual gobierno realizò algunos gestos significativos para los sectores provenientes del movimiento de derechos humanos que desde el año 1985 no encontraba eco en ninguno de los gobiernos democràticos, y del progresismo de clase media que cuestionò al gobierno de Menem antes que nada por el alto grado de corrupciòn administrativa, y no por la injusta distribuciòn de la riqueza o la enajenaciòn del patrimonio nacional.
Para los unos derogò las leyes de obediencia debida y punto final, para los otros cambiò los miembros de la archi cuestionada Corte Suprema Menemista.
Pero ¿Èsto es todo?. La misma dirigencia cuestionada se hace cargo de alguna de las demandas planteadas, y sòlo satisface aquellas que caen por su propio peso. Mientras tanto la mayor parte de la gente (60% para algunos, 40% para otros, que no seràn mayorìa pero son un nùmero elevado), se encuentrn bajo la línea de pobreza.
EL filòsfo alemàn Hegel creyò haber advertido que llegaba el "fin de la Historia", tras la batalla de Jena en la que triunfaron las tropas napoleònicas. Esa misma idea la retomò el asesor de Bush padre Francis Fukuyama, luego de la caìda del Bloque del Este, al suponer que ello implicaba el triunfo definitivo del capitalismo neo- liberal.
Para Marx, por el contrario, el hombre habìa vivido en la prehistoria de la sociedad divida en clases explotadores y clases explotadas, por lo que la Historia aùn no habìa comenzado.
El paìs del 73 en el que muchos jòvenes de entonces estaban dispuestos a tomar las armas para llevar a cabo la "revoluciòn socalista" tenìa un 5% de desocupaciòn y una participaciòn del salario en la riqueza nacional cercana al 50%El paìs actual en el que muchos de esos jòvenes de entonces se muestran satisfechos tiene una participaciòn del salario de poco mas del 20% en la distribuciòn del ingreso y desocupaciòn de dos dìgitos.
Leòn manifestaba su enojo con un pueblo al que ama, pero que acepta pasivemente su deterioro en canciones como "Esos ojos negros, o "La biblia y el calefòn" ¿Por què estar tan conformes ahora?. La Historia no terminò,o mejor dicho ni siquiera empezò

1 comentario:

Jacobo Fijman dijo...

GHola edukator en principio. Lo felicito por su
> lucido analisis
> si bien un poco largo. Solo quiero señalarle
> algo . Pagina 12 es de clarin el cual obedece lo que
> dice el gobierno merced a un acuerdo por las deudas
> de clarin la llmada ley cultural. donde se condonan
> las deudas de las empresas culturales. Clarin logo
> ser includi en ese sayo y bue. MUcho palo no le
> tiran al gobierno no?.
> POr mi parte considero que el presente gobierno es
> la continuacion berreta del de Menen. Como decia su
> amigo Marx " La historia se repite primero como
> tragedia y despues como comedia" pero claro lo
> que a Marx le causaba gracia a nosotros nos parte de
> dolor. EN definitiva como vera no comulgo con el
> gobierno ni sus infulas de revolucionario de
> terrario. Cuando todos los que estudiamos sociales
> sabemos cuales son las medidas que necesita el pais
> .....que son las que nunca se van a aplicar. Y a
> otro perro con eso de que hacen lo que pueden .
> Hacen lo que quieren o mas bien lo que les mandan.
> Atentamente
> DR. Fijman ( si soy la derecha ..Ustedes que son?)
>