martes, septiembre 14, 2010

Transmisión en vivo del acto del Luna Park Néstor y Cristina krchner




También pueden clickear acá para ver y escuchar mejor

viernes, septiembre 10, 2010

¿La tercera juvenilia? (Acerca de juvenilias, pogos y periodistas fachos

Asistimos no sin sorpresa a la reiteración casi milimétrica de los argumentos de la dictadura respecto de la protesta estudiantil.

Los protagonistas de ese tratamiento deleznable, irrespetuoso y grotesco, son los periodistas del Canal C5N, perteneciente, como se sabe, al empresario Daniel Haddad, quien tiene fama de responder al mejor postor al estilo de su maestro, el fallecido Beranardo Neustadt, y a fuer de ser honestos debemos decir que en toda esta colección de barbaridades han superado a TN por estos días.

Somos testigos de interrogatorios como los de Longobardi, Feinmann, y del añejo y veterano Mariano Grondona (desde el Canal 26 en este caso), vociferando al aire la fifliación política de los estudiantes que toman colegios. así como todos los detalles descalificatorios acerca de su rendimiento académico, como ser las materias que se llevaron, las que tienen previas o las veces que repitieron si es que esto sucedió.

Con ese desparpajo vulneran elementales garantías constitucionales y toda la legislación vigente respecto del derecho a la intimidad y a la protección de Niñas, Niños y adolescentes.

Mientras tanto, a estos miserables nadie les inicia la acción judicial que merecen, ni nadie les interroga, por ejemplo, acerca de sus ingresos, el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, la correspondencia entre sus gastos y dichos ingresos.

También se molestan sobremanera cuando 6,7,8, y los distintos programas de la productora Pensado para Televisión (PPT) de Diego Wirtz, les recuerda mediante archivos que son públicos, sus miserias y contradicciones.

Todo este fárrago de basura argumental es aparte falaz.

Que un chico tenga buen o mal rendimiento académico, no lo desautoriza para reclamar que su colegio se encuentre en las condiciones edilicias que corresponden, o para ejercer el democrático derecho a estar afiliado o militando para la causa que le plazca.

Ya en una nota anterior habíamos recordado como la novela autobiográfica Juvenilia de Miguel Cané, que solo puede cosechar elogios por parte de Grondona y sus acólitos ya comentaba acerca de la participación política de los jóvenes estudiantes del Colegio que se llamaba San Agustín y que comenzó a llamarse Nacional Buenos Aires, en la década del 60 del siglo XIX.

Para comprobarlo transcribamos este párrafo:

"El día citado había una excitación fabulosa en el colegio; después de muchas tentativas infructuosas conseguimos escaparnos dos o tres y nos instalamos en la calle Moreno...Pero el rumor de lo que pasaba dentro nos hacía arder por penetrar en el recinto de la Legislatura. ¡Imposible! Entonces, de común acuerdo y comprendiendo que era allí donde se desenvolvían las escenas más interesantes, resolvimos reingresar al colegio y llegar a la Legislatura por las azoteas. Lo hicimos así, y a favor del tumulto que entre los claustros se notaba, ganamos el techo y como gatos nos corrimos hasta dominar el patio de la Legislatura"

Los estudiantes entonces participaban activamente del conflicto entre autonomistas (Alsina) y Nacionalistas (Mitre), lo que los llevaba a ser espectadores de una pelea a cuchillo entre partidarios de uno y de otro que finalizaban con la muerte de uno de los contendientes.

También Cané recordaba con cariño al socialista-postivista francés Amadeo Jacques, primer rector del Nacional Buenos Aires, que poseía para la época ideas de avanzada.

Cané, que recibía la cariñosa comprensión del Vice Presidente Marcos Paz, que ejercía la primera magistratura porque Mitre estaba guerreando en el Paraguay, cierta vez que angustiado se escapó del Colegio del que era pupilo, y se fue a dormir a un banco de la Plaza de Mayo, luego denostó al socialismo y a la participación política de determinado sector.

En efecto, es el autor de la Ley de Residencia que planteaba la expulsión de los extranjeros con ideas políticas "inconveninentes" como el anarquismo o el socialismo.

El proceso de la participación estudiantil de allí en mas siempre siguió.

Treinta años después de los episodios relatados en "Juvenilia" aparecieron los primeros centros de estudiantes.

En 1918 se produjo la Reforma Universitaria en Córdoba, movimiento de gravitación e influencia en toda Latinoamérica al que los estudiantes de París del 68 le reconocían ser sus antecesores.

Se podrán objetar muchas cosas del movimientio estudiantil de esos años.

Sobre todo, las notorias confusiones que exhibieron frente a movimientos populares como el yrigoyenismo y el peronismo, pero, lo cierto es que a partir del año 58 la historia fue otra.

Desde entonces empezaron los enfrentamientos entre la "enseñanza laica" y la "enseñanza libre". Al triunfar la "libre", sabemos que se inició el camino de la creciente privatización de la educación, pero ese no fue el único cambio que se produjo.

* * *
La Noche de los Bastones Largos

En medio de este conflicto en forma mas que oportuna Telefé difundió una miniserie con la Dirección de Luis Ortega sobre La Noche de los Bastones Largos.

Muy bien dirigida y actuada, resulta emblemática por varios motivos, aunque algunos amigos partícipes de esas jormadas me cuentan que no reflejan adecuadamente algunas cosas sobre todo en cuanto a la forma en que se dió el "apirete" y las costumbres de la época, mas libérrimas en el caso de la serie que en la realidad de entonces según su parecer

Manuel Callau (excelentemente caracterizado) interpreta a Manuel Sadowsky, Sofía Gala Castiglione sorprende con su interpretación de una niña burguesa seducida por el peronismo revolucionario, también es impecable el trabajo de Luis Machín interpretando al Jefe de la Guardia de Infantería que está al frente de las tropas que asaltan la Universidad. En la ficción se apellida Fontana  probablemente aluda a Mario Fonseca quien desempeñó ese rol en la realidad.

La historia del hermano milico y el hermano revolucionario, y el intento por parte de este último de avisar lo que iba a suceder se parece bastante a un epsidio real entre la familia Señorans y la familia Scolnick, que si bien no tuvo las consecuencias trágicas de la serie, dieron lugar a que Scolnik que había escuchado de Señorans que su padre le había dado la orden de reprimir a Fonseca, intentara sin éxito avisar lo que iba a suceder.

Mas allá de esos detalles, lo que si importa es que la clase dominante se daba cuenta que la actividad política estudiantil no era ya un entrenimiento de nenes bien, por lo que descarga todo su odio contra los claustros.

Hay coincidencia generalizada en que el período 58/66 fue una época de oro para la Universidad, en el que se introdujo la carrera de "Programador Científico", se armó la primera computadora de Latinoamérica, se crearon las carreras de psicología y sociología y en genral la UBA en particular tuvo el mejor nivel académico de toda su historia, bajo los sucesivos decanatos del "izquierdista" Riccieri Frondizi y el cristiano Hilario Fernández Long.

Pero esa violenta irrupción inició un largo camino de decadencia

Una de los puntos invocados por Onganía y su "Revolución Argentina" para dar el golpe, era el creciente "marxismo" de la Universidad.

La naturaleza del golpe de Onganía en su momento no fue entendida.

En el radicalismo, Balbín miraba para otro lado mientras derrocaban a su correligionario Illia, Perón planteaba "desesillar hasta que aclare", Jaureteche hablaba de "expectativa esperanzada", el único que era contundente y claro con lo que eso significaba era John WIlliam Cooke.

Es paradójico que Sofía Gala haya elegido un camino distinto al de las apologías a los dictadores de su mamá Moria Casán y que Luis Ortega se aparte de la actitud de su padre Palito, que por aquellos días decía que "al país le hacía falta un gobierno fuerte", y un año después grababa "La Felicidad" ese subliminal elogio al Onganiato.

Parecen haber elegido un camino auspicioso de apostar por el talento, y el compromiso, al menos en lo artístico.

Palito, ya lo dijimos tenía muchos seguidores. No todo era militancia entonces, así como ya veremos que no todo es pavada hoy en día.

* * *
La otra Juvenilia.

Esto fue según Wener Perthot la "otra Juvenilia".

Bajo este título el autor quiere destacar lo que sucedió en el Nacional Buenos Aires, lugar en el que se sabe, muchos adolescentes fueron secuestrados a manos de la dictadura.

Eso no solo sucedió en el Buenos Aires, sino en toda la Capital, el Gran Buenos Aires y el país en general,  pero allí tuvo un epicentro.

No por nada en la creciente espiral represiva de una Noche de los Bastones Largos se arribó a una Noche de los lápices.

En los Colegios Secundarios se hacía política, y no ya por los "techos que se derrumban" sino por la "revolución socialista" por ejemplo.

No fui al Buenos Aires, pero tengo amigos que sí fueron, en la época de la dictadura en la que nos tocaba cursar el secundario.

Recuerdo algunas cosas de las que sucedían en ese colegio:

El primer decano que tuvo el Buenos Aires al inicio de la dictadura se llamaba Maniglia.

Lo recuerdo en un torneo inter colegial de natación, aprovechar la ocasión para decir con voz castrense que el colegio "había producido un viraje de 180 grados", no sólo a sus alumnos sino a los participantes de otros colegios.

El clima asfixiante que imponía Maniglia se completaba con un jefe de Preceptores llamado Tito Glisteri (Glisteri se llamaba Tito, no era un diminutivo, sino un nombre como el de un emperador romano).

En el clima impuesto por Glisteri, se perseguía toda inquietud y/o tentativa de pensamiento. Entre lo mas leve de lo que hizo está inventarle una absurda travesura inexistente a un dirigente estudiantil llamado Silvio Sánchez.

"Silvito", así lo llamaban, no era marxista, sino radical, y para colmo de Línea Nacional  de Balbín y De La Rúa. No sabemos que hubiese sido de su vida porque murió al poco tiempo de finalizar el secundario como fruto de un absurdo accidente de tránsito.

Imaginemos como sería la cosa como para que hasta los radicales balbinistas fueran perseguidos, imgínense que les sucedría a todos los pibes que se situaban a su izquierda.

No se que habrá sido de la vida de Glisteri, de quien habría que ver si tuvo algo que ver en la confección de listados de alumnos y que sucedió a consecuencia de ello, pero si se lo que sucedió con Maniglia.

En 1978, en pleno mundial de fútbol falleció repentinamente. En medio de los festejos, los alumnos de 6° año que ya manejaban aprovecharon los festejos mundialistas para pasar por la puerta del Colegio adonde se lo estaba velando y hacer sonar las bocinas de sus autos.

Era lo menos que se merecía.

* * *
Sal como en Cartago.

La represión cortó con el pasado.

Sobre toda la historia del país en general, y la del movimiento estudiantil en particular echaron sal como los romanos sobre Cartago para que nada mas crezca.

Los estudiantes de fin de la dictadura y comienzo de la democracia preguntaban ¿que era un centro de estudiantes?.

Creían que el perído 73/74 era el único en el que había habido "polítca en la Universidad", ni que hablar en los Colegios secundarios.

La "leyenda negra" que había fabricado la dictadura sobre la toma de facultades y colegios secnundarios era increíblemente similar a las idioteces que escuchamos repetir en C5N y en el programa de Grondona.

En todos los casos se trataba de "orgías". Se decía la misma estupidez que hoy dice Feinmann en cuanto a que se habían encontrado "preservativos" al día siguiente.

Una propaganda de la dictadura ratificaba todo este pensamiento.

Se trataba de un jóven con aspecto "formalito" que iba a una facultad que era la de derecho ( o no sabe cual porque en otra escena aparecía con probetas), a la que iba viajando en colectivo.

En la confitería de Las Artes se le acercaba una pareja de aspecto hipposo y le ofrecían leer un "Manual de marxismo leninismo".

El,inquieto, le pregunta a su padre de que se trataba eso cuando volvía a su casa y se encontraba con que este le decía "no puedo tengo reunión de directorio", o sea se trataba de CEO que curiosamente mandaba a su hijo en colectivo a la facultad.

El padre ingresa a la reunión de directorio y escucha "se llevaron al hijo de García, un hombre que nunca pensó en su hijo" (sabemos que era lo que estaban sugiriendo".

Al haber escuchado eso el padre paternalmente le pasa al hijo la mano por el hombro y le dice "tenemos que hablar".

En la otra escena el hijo va la Facultad y le alcanzan un volante con el que el hace un bollo, lo tira y dice "yo vengo a estudiar".

* * *
¿La tercera Juvenilia?

Y ahora nos encontramos con que una generación que parecía sumida en la pavada total sale a hacer política.

No es la primera vez que pasa.

En una serie de artículos llamados "Alrededor del 68" compuesto por reportajes a Jean Paul Sartre en los periódicos Liberation y le Nouvelle Observateur y ensayos del mismo autor se advierte algo de esto.

En las primeras notas del 64 y 65 Sartre pone de manifiesto "la tendencia al cinismo como sucedáneo de la acción imposible" en la joven generación.

Años después los acontecimientos de Mayo del 68 no solo sorprenden gratamente al autor sino que lo hacen un activo partícipe.

En forma parecida los jóvenes que hasta hace un tiempo parecían hipnotizados por la play station, hoy salen a la calle.

Es común denostarlos con el modelo de los participantes de "Gran Hermano". o respondiendo que la Triple A era una vacuna frente a una encuesta callejera.

Se busca intencionadamente que se identifiquen con las gansadas de Tinelli, y que desprecien la lectura por "aburrida" .

Pero resulta que peticionan por cosas tan elementales como no se le caiga el techo del colegio, y eso es "política" para los fachos periodísticos que pueblan las canales de TV.

Grondona, un abogado que nunca ejerció, y que hizo política golpista bajo el formato periodístico toda su vida, habla en contra de la "cronicidad" de los estudiantes que son militantes, olvidando que el mismo fue un dirigente estudiantil, claro que de derecha.

En los 70 no todo era compromiso, también había jóvenes cuyo modelo no era el Che Guevara sino Isidoro Cañones, y que su mayor preocupación era sacar el último "pasito" de Alta Tensión o Música en Libertad.

Ahora no todo es individualismo, y las sombras se transforman en cuerpos, pero algunos como Macri no lo entendieron, por eso organizan un "pogo" en River, pagando 100 pesos por cabeza para comprobar las "vibraciones del Estadio" y reciben como respuesta una catarata de insultos por parte de los mismos "contratados".

Aparte de lo ridículo del método utilizado para verificar las vibraciones de la cancha de River Plate cuando se celebran allí recitales de rock, pro la vía de la regla de tres simple, creyendo que si 100 personas producen tantas vibraciones, se lo debe multiplicar por 45.000 para llegar a la verdad, eso da cuenta de que no es lo único que calcula mal la derecha de la video política.

Por supuesto, este movimiento se da en la Capital, en colegios públicos con tradición militante.

Por razones obvias no se da en los colegios privados, ni tampoco en los colegios públicos con población mas marginal, por razones también explicables.

También, desde el punto de vista de quien escribe, creo que este movimiento, parecido a otros movimientos horizontales que se han dado en los últimos tiempos, comenten errores originados en la inexperiencia.

Sobre todo en lo que hace no saber darse una pausa a tiempo, o administrar los tiempos, pero siempre es preferible verlos vivos y reclamando que alienándose en las distintas formas de alienación que les tienen preparadas.

¿Será una tercera juvenilia? No se sabe. Lo cierto es que hay sombras que se están convirtiendo en cuerpos y esto siempre es auspicioso