martes, julio 13, 2010

Mirtha, los silencios, y una historia con Lillly Massaferro

Nunca se sabe si hablar o no de la diva de los almuerzos.

Para algunos es darle entidad a un personaje frívolo.

Sin embargo, el hecho de que muchas personalidades destacadas, empezando por los dirigentes políticos, hayan aceptado históricamente el convite a su programa, da la pauta de que no se trata de un personaje menor.

Cuentan que Rodolfo Walsh, desde algún lugar en donde estaba escondido, seguía sus almuerzos para saber "en qué andaba la clase media".

Lo que sucede es que se trata de un arquetipo: La Señora tilinga del "teléfono blanco" en la que  muchas Doñas Rosas quisieran verse reflejadas.

No era considerada una buena actriz, pero no hay duda de que su papel lo interpretó muy bien.

Mirtha es Rosa, la hija de la maestra, no es la oligarca, aunque un golpe de suerte la haya emparentado con la oligarquía, y siempre haya hecho un permanente esfuerzo de identificación.

 * * *
Nos hemos referido a ella como vocera de la dictadura, cosa con la que siempre que puede se hace la distraída.

6,7,8, suele pasar una almuerzo del año 78 en el que elogiaba al "Presidente Videla", en razón del Mundial 78, rodeada de comensales como Susana Giménez, el ya olvidado cantante Laureano Brizuela, el fallecido al poco tiempo en trágicas circunstancias galán de moda en esos tiempos Claudio Levrino entre otros.

Hablaban de la campaña "anti argentina" y de las "mentiras" acerca de los "campos de concentración existentes en nuestro país" entre otras cosas.

Pero hablar de ese almuerzo era hablar de todos los almuerzos en aquel tiempo.

En este mismo blog hemos recordado, cierto programa del año 80, en el que junto a supuestos" expertos" en política internacional, funcionarios civiles de la dictadura y la cantante dominicana Ángela Carrasco, se pronunciaba por el triunfo de Reagan contra Carter en las elecciones estadounidenses y le reprochaba al presidente saliente del país del norte el no haber intervenido en El Salvador, y por supuesto su política en materia de derechos humanos para con los "aliados occidentales".

Desde entonces jamás se mostró arrepentida por esos deslices.

Por el contrario, se quejó de haber sido "censurada" por "los peronistas" y por el Gobierno de Alfonsín, pero nunca de los "militares" con quienes según ella "siempre había tenido libertad".

Mas cerca en el tiempo se recuerda como fustigó a la actriz Cecilia Rosetto por sus ideas de izquierda, y como a Néstor y Cristina Kirchner les inquirió preocupada si con ellos "se venía el zurdaje".

Siempre que pudo desde entonces habló de "reconciliación " o, "anmistía" cuando se trataba el tema de derechos humanos.

* * *
Lo que sorprende, por otra parte, es cuantos estuvieron dispuestos en todos estos años a ser comensales de la diva, aún a riesgo de que la ilustre Señora los maltratara desde no se sabe que altura.

Recuerdo entre otros al mismísimo Chacho Álvarez deshaciéndose en elogios hacia Mirtha e invitándola galantemente a candidatearse ya que era "una candidata natural", aunque eso fuera un diplomático piropo que entonces le prodigaba un candidato en campaña.

También hemos visto como el Gobernador Scioli suele soportar "cariñosas" humillaciones cada vez que concurre al programa.

Pero ahora Mirtha sorprendió a todos revelando que ella tiene una sobrina que fue secuestrada durante la dictadura, junto a su marido que según ella permanece desaparecido y según otros se supo que había sido fusilado.

La sobrina es la hija del cineasta José Martíenz Suárez, hermano de Mirtha, alguien que a contrario sensu del chiste que se contaba de la dama de los almuerzos en otro tiempo "es inteligente y ejerce".

Según su amigo Eugenio Blanco (actor fetiche de Juan José Campanella), el episodio había afectado profundamente al Director de Cine que lo mantuvo en reserva hacia los grandes medios en todo este tiempo.

Pero lo que llama la atención es que en un medio lleno de programas chismosos y carroñeros, en los que todo se sabe, sobre todo intimidades que no deberían saberse y  que bajo la forma de rumor suelen llegar al gran público, jamás a nadie se le haya escapado nada acerca de este episodio.

El actor Juan Leyrado atribuyó la confesión al divismo de Mirtha,

Mas contundente su sobrina nieta dijo que su tía hablaba ante la inminencia de un desenlace desfavorable para Ernestina Herrera de Noble en el caso en el que se discute la paternidad de sus hijos adoptivos y su presunto vínculo biológico con desaparecidos a los que les habrían sido sustraídos.

Sea cual fuere el motivo la pregunta es ¿Tanto poder tiene Mirtha? ¿Nadie pudo en todos estos años siquiera deslizar algo sobre este episodio en el que para contarlo la diva se refiere al dictador Albano Harguindeguy ante quien intercedió como "General de la Nación?

* * *
Para concluir esta nota voy a contar una anécdota que llegó a mis oídos a la que no podría dar mas crédito que a un rumor pero que resulta verosímil:

Una de las comensales de los almuerzos de Mirtha suele ser  la actriz Victoria Onetto.

Victoria, sabemos, es una atractiva mujer, que tiene a quien salir, ya que su abuela Lili Massaferro, también fue una hermosa mujer que recorrió en su vida un largo periplo que se inicia en San Isidro en la fiestas de sociedad, o siendo modelo y actriz en los años 50, para concluir siendo dirigente montonera y luego exiliada y defensora de los derechos humanos.

Hubo un hecho en su vida que produjo el profundo cambio que la llevó a la militancia política, y fue el asesinato de su hijo Manuel Belloni, junto a Diego Frondizi, hijo este último de Silvio Frondizi y sobrino de Arturo, el ex Presidente, a manos de la Policía en el Tigre.

Belloni es a su vez el padre de Victoria, pero nunca llegó a conocerla ya que su fusilamiento se produjo antes que ella naciera (Oneto es el apellido de la madre de la actriz).

Lili pertenecía a la producción del programa de Mirtha Legrand.

Cuentan que cuando se enteró de lo que había sucedido con su hijo la diva ingresó al estudio y de manera festiva dijo "Por algo será".

Esto habría motivado la ira de Lilli que se abalanzó violentamente sobre la conductora y la arrojó al piso del estudio adonde furiosa la atacó a patadas.

Dicen que eso sucedía mientras el cónyuge de la diva Daniel Tinayre con quien mantenía una relación tirante e hipócrita se había puesto del lado de Lilli en la pelea.

Esta historia, inisisto, no se si es verdadera, pero sí es verosímil, conociendo la situación y los personajes y personas involucradas.

Este "rescatar a su sobrina" como un "favor", significa tanto como aceptar en líneas generales el terrorismo de Estado y es coherente con sus anunciados votos por Macri, López Murphy y otros.

Es coherente también con que llame dictadura a cualquier cosa que no le gusta y con que sea y haya sido indulgente con la verdadera y mas terrible dictadura que ha tenido el país, y con que "no le interesa lo que pasa en Honduras" ante la sonrisa de Michetti, De Narváez, solá y Macri.

Hasta tanto estas cosas no queden en claro uno puede tener la sensación de que los nazis ganaron la guerra y de que la dictadura sigue un poco viva.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

GRACIAS POR ESTOS DATOS. HAY QUE ENVIARLOS POR TODOS LADOS

Daniela Godoy dijo...

No es sorprendente, conociendo la trayectoria de esta mujer que por algo está en televisión con ese discurso desde hace tantos años.
Es importante el análisis, para pensarlo.

Susana dijo...

No se como los argentinos soportamos a esta mujer, siempre menospreciando y subestimandonos, la cara de asco que pone cuando alguien, que según ella, no llega a su altura, la toca. Por favor llamo a todos los ARGENTINOS, a detestar a esta mujer, ruin, interesada, y elitista y xenofóga, y todos debieran demostrarle desprecio.