martes, enero 05, 2010

Roberto Sánchez y Andrés el viejo



Ese era él, Roberto Sánchez, y tal vez el secreto de todo el amor que despertaba era ése, saber que el sensual Sandro no era otro que Roberto, el de Valentín Alsina,

Que el baladista romántico era el rockero y también el pibe de barrio que creció escuchando tangos y boleros.

Que aquel ícono sexual que enamoraba a la Miss Universo de otro tiempo, no era otro que el marido de mujeres comunes, tan comunes como cualquier vecina que iba a comprar el pan a la panadería.

Que era el pibe que apasionado por una carrera artística dejó el colegio para ayudar a sus padres, pero que a su vez tenía una biblioteca inmensa, aunque no ostentaba ese saber autodidáctico que pudo haber adquirido.

Alguna vez dijo preocupado a principio de los 90 "yo me acuerdo que en mi época leía a Sartre y a otros, ahora los pibes no leen nada"

Habiendo sido de jóven un ícono rebelde debido a sus movimientos pélvicos (que en este país escandalizaban diez años después de los similares movimientos de Elvis en el norte), no olvidaba a los viejos, y deploraba el culto consumista a la eterna juventud, y por eso podía ser galante con sus "nenas".

También había fundado "La Cueva", aunque al escuchar "La Balsa" dijo que le pareció una muy buena canción, pero dudaba de su éxito comercial.

Tal vez esa melancolía de la letra que invitaba a "naufragar" no seducía a quien quería "que lo recuerden como a la misma felicidad".

No voy a mentir, lo hemos criticado cuando dijo algunas cosas que no compartimos sobre la inseguridad.

Pero ese comentario no es mas que producto de la mezcolanza que suele tener en su cabeza todo argentino promedio, que puede entrelazar sentimientos solidarios con la apología de la "mano dura", otra prueba mas de que era Roberto de Valentin Alsina.

Crecí con él, y también me burlé de él, no lo voy a negar.

Sus películas me despertaban carcajadas, como cosa "bizarra", pero se que el mismo también ser reía de ellas, como creo que Gardel, también lo hacía con las suyas, que eran tan malas como las de Elvis Presley, el ídolo de Sandro.

También recuerdo que en tiempos de la dictadura solíamos criticarlo, porque el no paraba de filmar o de actuar, cuando muchos estaban censurados, o no accedían a los créditos del Instituto del Cine.

Pero para ser justos, hay que decir que no era como Palito alguien que hacía apología de las Fuerzas Armadas, sino un ídolo muy popular, que no opinaba de política, y que por esos motivos no convenía censurar.

Cuando le preguntaban si accedería a hacer política, decía que el quería un "patriota como los de la revista Billiken", criticaba a los políticos y tenía algo de ese nacionalismo ingenuo de la "argentinidad toda", que no quiere ver contradicciones cuando las hay.

Alguna vez saludó desde el escenario a las Madres de Plaza de Mayo, pero Hebe de Bonafini lo atacó duramente cuando acompañó a su amiga Susana Giménez en lo que esta dijo acerca de la "inseguridad", aunque quiso darle a sus declaraciones un tinte mas de comprensión desde lo "humano" que de apoyo a los slogans de "mano dura" que propiciaba la diva.

A el que según dijo "el rock lo había salvado de la calle, de las navajas, quizás de ser un delincuente", costaba creer que lo convenciera cualquier discurso de "mano dura".

Cantó de manera casi informal en un encuentro con Mercedes Sosa cuando ambos estaban enfermos, tal vez intuyendo sus próximos finales.

La canción que cantaron juntos. "Como la Cigarra" de María Elena Walsh, era ya un clásico, pero sin el poder subversivo que había tenido en la voz de la Negra en las postrimerías de la última dictadura.

Recordaba que había sido el primero en grabar en Argentina, y tal vez en Latinoamérica, Soplando en el viento de Bob Dylan, pero agregaba "que ninguna canción de protesta había cambiado el mundo", justificando la ausencia de canciones comprometidas en su repertorio

Leyendo blogs amigos me entero que junto a la partida de Sandro ocurrió la de Andrés el Viejo

No lo conocí al Viejo sino atraves de sus posts, un milagro de la teconología del siglo XXI que permite que un anónimo militante nos deje algo de su rico pensamiento .

Muchas argentinas promedio, y el argentino promedio hoy lloran a Sandro, por ser "al amante secreto para ellas" o "el mas atorrante de la barra" para ellos según el periodista Sergio Marchi.

Algunos militantes que lo conocieron y compartieron cosas con él recuerdan a Andrés el Viejo, que a diferencia de Sandro estaba convencido seguramente que desde su blog podía aportar su granito de arena para que las cosas pudiesen ser mejores.

En un reportaje reciente que le hacen a Hugo Chávez, el recuerda que la conciencia patriótica se le comenzó a despertar leyendo de niño la revista Tricolor, algo así como la Billiken venezolana.

¡Que bueno sería que los lectores de Billiken hubiesen descubierto el amor a la Patria como amor a sus habitantes, a la dignidad de sus habitantes.!

¡Que bueno hubiese sido que la generación que se enamoró con Sandro, o una parte de ella, no hubiese tenido que llorar tantas pérdidas!

Que lindo hubiese sido que Roberto cada vez que retiraba un libro de Sartre de su biblioteca hubiese releído aquello que el decía sobre el "compromiso", pero de todas formas sabemos que en su corazón latía sensibilidad por las "nenas", los "viejos", "el rioba". 

¡Que bueno hubiese sido que los Robertos hubiesen charlado mas con los Andrés y los Andrés con los Robertos!

6 comentarios:

Ramo!! dijo...

Muy buen post, pero soy un poco menos romántico con la mirada sobre Sandro:

Vivir en "el rrioba" no te hace un pibe de barrio, la mujer de Videla también hace las compras en la panadería de la esquina.

El legado artístico de Sandro, desde una perspectiva puramente musical es muy pobre (ni hablar de una perspectiva cinematográfica). Si Sandro hubiese nacido 15 años después estaría bailando en lo de Tinelli con Ricardo Fort, ¿tenés alguna duda?.

Opino en contrario a vos con respecto a su militancia, ya que no involucrarse en una forma muy clara de militar, sobre todo no involucrarse en tiempos de dictadura. Hacer películas y canciones para "distraer a la gilada" mientras se mataban 30.000 personas ES UN ESTILO CLARO DE MILITANCIA.

A 5 minutos del anuncio de su muerte, sus amigas Susana y Mirta estaban dialogando por sus respectivos canales, amigas que como él comparten la idea de la pena de muerte (de paso a los que matamos les podemos sacar los órganos si los necesitamos ……).

Sandro fue un fascista desde su acción y desde su no-acción que vivió una vida acomodada gracias a su éxito en un medio que necesitaba artistas sin ideas, sin nada que decir, sin compromiso, sin ideales, vacíos.

Una vez más hay que darle la razón a Hebe de Bonafini.

Edukator dijo...

Ramo:
Coincido con vos y con Hebe, lo que tal vez quería destacar es que la prédica de energúmenos estilo Mirtha o Susana anida lamentablemente en la Argentina profunda en la que se dan otras contradicciones también.
No era de escuchar a Sandro, al contrario, pero lo cierto es que los 70 también eran Sandro, Palito y Francis Smith, y esos eran la mayorìa, por lo que los que se jugaban la vida se encontraban con que no podían representar a los que en verdad no querìan visiones crìticas ni cambiar el sistema

Edukator dijo...

Ramo.
En Cuba se escuchan al mismo tiempo a Piazzola y a los Pimpinela.
O cosas peores como Julio Iglesias

Monikucha dijo...

También en Cuba miran las pelis de Mirtha Legrand, vaya contradicción.
Lo que siempre admiré de Sandro es que nunca se la creyó. Era del sur del conurbano y se quedó a vivir en otra localidad del sur, Banfield. No se fue a Barrio Parque, las torres de Tinelli o un country.
Excelentes son las parodias de las películas de Sandro que hizo el gordo Casero en Cha, Cha, Cha, como por ejemplo "Me quedé ciego".
Felicitaciones por el post

Ramo!! dijo...

Bueno, habiendo tantas cosas para mirar y admirar de la "Cubanía" (rasgos que identifican al cubano como individuo y al pueblo en su conjunto) como su idealismo, su perseverancia, su tenacidad, su educación, su alegría, su cultura y su estado constante de lucha por una sociedad de iguales, quedarse solamente con que haya algunos cubanos que puedan escuchar a los Pimpinela es un poco rebuscado .....

De todas formas repito, Muy buen post!!, seguramente el mejor y más lúcido que leí sobre la partida de Sandro.

Edukator dijo...

TE agradezco Ramo y me parece muy interesante tu punto de vista.
Lo único que tengo dudas es que Sandro estuviese con la pena de muerte como Facho Castaña.
Creo que como dijo Hebe decía "boludeces" mas que nada.
Spinetta cuyo legado musical cuando nos deje descubriremos que es superior al de Sandro, también dijo cosas muy jodidas sobre la inseguridad.
Dean Read era un tipo íntegro, y no se si su legado musical fue tan importante, (mucho menos sus películas).
El trigo y la cizaña suelen enir juntas.
La pregunta que me hice es por qué se llora a Sandro o mejor dicho la comprobación (como sucedió con Francis Smith en menor medida) de que los 70 también fueron eso
Lo que decía alguien que no recuerdo para nada bien pero que conocía el alma del pueblo (para joderlo claro está, me refiero a Lorenzo Miguel) "el peronismo son los ravioles el Domingo con la vieja"