domingo, enero 06, 2008

Macri vs Genta y Datarmini . Entre el cáncer y el Sida




Macri está en las antípodas de lo que sostenemos pero, ¿Genta y Datarmini son amigos?.

OSBA (la obra social municipal), es ineficiente, y se sospecha que una caja negra, pero ¿Macri interviene para sanearla?

Tantas contradicciones ¿Hacen aconsejable mantener una actitud prescindente en este conflicto, o tomar partido con todos los riesgos que ello implique?


¿Por qué el progresismo fracasó acá también?


El diagnóstico que hoy hace Macri, lo hacía Ibarra hace diez años, por lo que el punto de partida es similar por raro que parezca.


Desde que Buenos Aires es autónoma, la Capital ha pretendido salirse de las opciones políticas tradicionales, aunque, como diría Freud condenada repetirlas con otro ropaje.


Cuando Ibarra asume como Vicepresidente primero de la entonces novel Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, debe enfrentar un fantasma, el fantasma del Ex Consejo Deliberante.


El ex Consejo se había trasformado en emblemático en cuanto al prebendarismo y la corrupción.


El primer intento que hace Ibarra es el de renovar el Ex Consejo, declarando caduca a su planta y llamando a Concurso para conformar la planta de la Nueva Legislatura.


Esa planta estaba compuesta por agentes que habían ingresado antes que nada por sus contactos políticos, en épocas de clara hegemonía bipartidaria con claro predominio radical.


El concurso fue boycoteado desde sus inicios, con el argumento de que los agentes del Ex Consejo poseían estabilidad, si bien en las bases del mismo se respetaba la antigüedad de los que se presentaban, y hubieran pertenecido al organismo disuelto.


Con sucesivos pronunciamientos judiciales y "acuerdos" del naciente FREPASO con el SUTECBA y la vieja clase política el concurso sólo alcanzó para conformar las categorías inferiores de la nueva Legislatura, mientras que los antigüos "cuadros" del Ex Consejo recuperaron sus viejas categorías y obtuvieron mucho más.

Se produjeron luego nuevas incorporaciones a la Planta Permanente de la nueva Legislatura, el método utilizado fue el teléfono del circunstancial "poderoso", y el mágico "dedo" con algo de azar por supuesto.


El Ibarra que terminó asumiendo como Jefe de Gobierno era ya un íntimo aliado de Genta y Datarmini, y no el adalid de la meritocracia que prometía ser.

TEMORES.

Siempre se agitó el cuco de lo que podía significar "tener en contra al gremio".

Se temía a todo, se temía básicamente a las operaciones mediáticas.

Concesión tras concesión, se puede decir que el Sutecba cogobernó la Ciudad de Buenos Aires.

Lo cierto es que el "amiguismo" y el nepotismo, mas el canje de favores cundieron entre casi todas las fuerzas políticas, por lo que la estrategia del gremio Municipal se veía reforzada, y, sobre todo en lo tocante al manejo de OSBA, la obra social monopólica y mixta co-administrada ente el Sindicato y representantes del Poder Ejecutivo

Los acuerdos con Genta y Datarmini fueron en detrimento de quienes mas habían acompañado a Ibarra y el FREPASO en su crecimiento político como ATE y el CTA..

El "reparto" en base a criterios nepotistas se consolidó en todos los nuevos organismos que constituían burocracia base 0 como la Auditoría o el Ente de la Ciudad.

Al final el tiro de gracia para Ibarra no surgió de ningún conflicto con el gremio, sino de Cromañón que resultó en parte el producto del favoritismo en la elección de funcionarios no aptos para las tareas que se les encomendaban.

ALGUNOS PROBLEMAS DE FONDO.

La precariedad laboral es un continuo que atraviesa diversos sectores sociales, desde los mas calificados a los mas marginales, por lo que a esta altura es ya un insulto el argumento que postula que la desocupación es un problema de capacitación.

Es lógico que en este marco, parte del trabajo en el Estado se transforme en un seguro de desempleo encubierto.

¿Por qué no blanquear la situación? ¿Por qué no crear un ingreso social ciudadano?

Porque en este contexto, algún actor perverso puede condicionar a diversas personas en situación de precariedad, y, de esta forma, generarse una base de apoyo.

Porque en esta confusión total, en donde se trata de ser "hijo de", o "apadrinado por", tales padrinazgos son los que valorizan el trabajo, y aquellas funciones que verdaderamente se requieren se devalúan en razón de que ninguna incorporación responde a una necesidad sino a un "favor" de algún poderoso (cualquier similitud con la Edad Media es pura coincidencia).

Los "parientes de" suelen decir que están allí debido a su idoneidad y no a su parentesco que sería una circunstancia aleatoria.

Lo que sucede es que si todos los "idóneos" tienen el mismo apellido, y eso da para sospechar, o se termina transformando en una profesía auto cumplida.

Los únicos que tiene acceso son los de determinado círculo, ese círculo se cierra y se auto-reproduce, en consecuencia terminan siendo los "únicos" capaces, o al menos "expertos", los demás aunque hayan tenido el mismo punto de partida jamás adquirirán la experiencia requerida.

EL SUTECBA O LA NOMENKALTURA.

Diversos analistas coinciden en señalar que hubo una diferencia esencial entre los regímenes de China y de la Ex URSS que posibilitaron que el primero llegase a una "economía de mercado" consolidando las instituciones hegemónicas que poseía como el Partido Comunista, a diferencia del segundo en donde la adopción del sistema capitalista significó la virtual desaparición de esas mismas instituciones.

Dicha diferencia radicaría en el hecho de que mientras que en China el Partido Comunista jamás perdió el control sobre las jerarquías intermedias, en la Ex URSS se fue gestando una burocracia auto- referencial conocida como "Nomeklatura" que se guiaba por intereses propios, y que de hecho constituyó la nueva clase capitalista.

En el Estado Argentino, y con mayor preponderancia en la Ciudad de Buenos Aires se ha gestado esa burocracia cuas-lúmpen, cuyo nucleamiento principal sería el SUTECBA, que no es un órgano representativo de los trabajadores.

¿Cómo se fue constituyendo esa burocracia?

Se fue constituyendo mediante superposición de "capas arqueológicas" de agentes generalmente despolitizados que fueron incorporándose al sistema merced a sus vinculaciones políticas.

Una vez dentro de la estructura se desvinculan de sus mentores originales, y pasan a crear un entramado de relaciones propio que se vuelve como dijéramos auto-referencial.

Cuando las vinculaciones políticas no alcanzan para mejorar la situación de carrera de los agentes, éstos saben que deben acudir al SUTECBA, pero no para obtener logros colectivos, sino estrictamente individuales.

Un ejemplo de lo que estamos expresando es la asignación de viviendas en la Comisión Municipal de la Vivienda que históricamente benefició a los miembros de ese organismo en detrimento de cualquier política pública.

Ese y otros innumerables bolsones de privilegios de pequeños sectores paralizan cualquier gestión en la Ciudad de Buenos Aires, amén de las presiones que ejercen los habituales lobbys empresarios, eclesiásticos, y financieros de los que ningún gobierno puede estar excento.

ISIDORO CAÑONES Y LA MERITOCRACIA.

En esta coyuntura el Isidoro Cañones porteño redobla la apuesta y habla de "convocar a concursos" y de "acabar con los contratos basura".

Si prescindimos de quien es el que la enuncia y que persigue, es una consigna que no se podría dejar de apoyar.

Es obvio que en el Estado siempre se han producido luchas de clases por lo que cualquier enunciación no es ingenua.

Si analizamos la constitución de los Estados europeos por ejemplo advertimos que:

La creación de los Estados Nacionales fue el producto de una alianza entre la naciente burguesía y los monarcas absolutos para atenuar los privilegios de los Señores Feudales.

Una vez en el poder la burguesía engendró la "meritocracia", como forma de acabar con las rémoras cortesanas de los Estados "patrimonialistas" del ancient regime, en donde se convocaban a cortesanos antes que a expertos.

Ejemplos de esta "meritocracia" la observamos en los Servicios Civiles británico y alemán y en los "Enarcas" franceses.

Hasta en las disputas académicas de las diversas disciplinas científicas se advierte que los grupos emergentes cuestionan a los establecidos, mientras que los primeros suelen ver en los segundos "falta de rigor".

Entre nosotros cuando los sectores medios quisieron disputar posibilidades de ascenso social propiciaron la democratización de la Universidad por la vía de la Reforma Universitaria del 18.

Pero cualquier intento de profesionalización del Estado fracasó estrepitosamente.

¿Por qué? Porque entre otras cosas, sectores lumpenizados de la clase media lo comienzan a ver como uno de los pocos mecanismos idóneos de ascenso social, y suelen temer la intrusión de los recién llegados que podrían venir con mejores credenciales.

Ahora bien. La derecha cada vez que propició "reformas del Estado" lo único que hizo fue engrosar la lista de desocupados, precarizar las relaciones de empleo público, y ocupar los lugares vacantes con elementos de sus empresas y fundaciones.

Nada hace suponer que Mauricio haría algo distinto, y que su ataque al SUTECBA sea antes para "torcerle el brazo" al conflicto social, que para instaurar una meritocracia.

Pero de ningún modo podemos estar con el Estado de los Genta y Datarmini, porque con ese Estado es con el que los Macri incrementan su fortuna.


2 comentarios:

paniagua dijo...

Estamos atrapados, loco. Como decía La Máquina.

Abrazo

Edukator dijo...

¿podremos zafar?