miércoles, enero 24, 2007

¡ Por favor aclaren porque si no oscurece! ( Sobre los cabos sueltos del tema Geréz)


De esta segunda inocencia que da en no creer en nada ( Antonio Machado- Las Moscas).

La reaparición de Luis Geréz, o mejor dicho, la forma en que fue tratada esa reaparición genera muchas dudas que alimentan las especulaciones de los defensores de las peores causas empezando por la represión ilegal.

El gran destructor nacional, y gran impune, Carlos Ménem, salió a decir que todo el asunto de la desparición y posterior reaparición de Luis Geréz era toda una fantochada.

Menem no es tonto, y sabe muy bien cuando decir las cosas, como decirlas, y por qué pueden sonar verosímiles.

Tenemos muy pocos elementos que han sido trasmitidos de la peor manera.

A Geréz se lo veía asustado, pero brindó una conferencia de prensa en la que no se admitieron las preguntas.

Tanto su discurso como el de la gente de su agrupción enfatizaron la acción del Presidente y del Gobierno y no brindaron una sola pista respecto de las circunstancias y /o motivaciones del secuestro.

Los medios se dividen entre aquellos que suscriben a la versión oficial como Página 12 o aquellos otros como Perfil o La Nación que esgrimen toda clase de teorías conspirativos. El primero de estos dos sobre todo, le hace en su edición del Domingo 7 de Enero un reportaje a un hijo de Geréz, que de acuerdo a lo que el mismo dice se encuentra distanciado de su padre, que atribuye el episodio a una operación política.

Es curioso lo que dice Geréz hijo : " No fue Patti, porque si hubiera sido Patti, mi viejo no estaría con vida".

El mensaje subliminal es terrible :"Los represores, o ex represores son invencibles y siempre hacen bien su trabajo, si algo sale bien por algo será".

Los Fiscales que investigan el caso, entretanto, "no descartan ninguna hipótesis", manifiestan que Geréz "presenta lesiones compatibles con las torturas que dice haber recibido", y señalan cuando se les formula alguna pregunta que "también es probable que el hecho se haya debido a una interna partidaria".

Por otra parte, se encuentra en estos días circulando en diversos medios un episodio narrado por José Amorín en su libro "Montoneros, la buena historia", que refiere a un "autosecuestro" organizado en su momento por el grupo guerrillero con un por entonces delegado combativo de la UTA para atribuírselo a la burocracia sindical.

Expuesto todo lo anterior cabe señalar que nada de todo eso conmueve lo central de lo que se viene discutiendo, o sea que estamos frente a árboles que tapan el bosque.

Empecemos por los árboles.

Supogmos la primera de las hipótesis, o sea la del supuesto "autosecuestro":

¿Esto implica que lo que Geréz declaró ante la Cámara de Diputados no es verdad?

¿Que Patti no es un torturador y asesino serial de la dictadura militar?

¿Que una vez que Geréz delaró lo que declaró no pudo haber recibido amenazas de los allegdos a Patti?

¿Que en el caso en el que se haya tratado de la acción de otros grupos del PJ de Escobar, no resulta que muchos de ellos hoy devenidos "Kirchneristas" se iniciaron junto a Patti, y como suele ocurrir en estos casos comparten ccon el Ex policía algo mas que el interés por recibir cargos, como por ejemplo ciertas "concepciones" ?

Como se recuerda, en cierta oportunidad fue seuestrado Guillermo Patricio Kelly, y dadas las características del personaje y del relato que produjo de los hechos nadie le creyó. Pero luego se comprobó que lo que denunciaba era cierto, y que involucraba nada menos que a Aníbal Gordon, ex agente de la Triple A y de la dictadura militar.

¿El aprovechamiento político de un hecho, implica que no haya existido, o que al menos algo haya existido aunque no sea con las características que se le prentenden atribuir?

El segundo árbol es aquel que pretende atribuirle al Gobierno el rédito de la reaparición de Geréz, y que sobre todo pretende atribuirle virtualidades mágicas al disurso presidencial inmedaitamente anterior a la liberación de Geréz.

De acuerdo a esta lógica, la "decidida" acción presidencial habría produido el "final Felíz".

En esta segunda hipótesis oficialistas y opositores se debaten alrededor de la lógica mas que miserable.

Unos tratan de demostrar su propia eficiencia, los otros argumentan la infeciencia del contrario e insinúan una "operación" para "tapar" lo que no se pudo dilucidar del caso Jorge Julio López.

Cabe aclarar en principio que si bien Geréz reapareció con vida por suerte, el final no es del todo "feliz", ya que nada se sabe del lugar de cautiverio, de los secuestradores, ni de sus presuntos móviles, y al menos a la opinión pública nada aportó la víctima para aclarar la situación.

Geréz entre tanto concurrió al programa radial de Hebe de Bonfini, y argumentó que los fiscales estaban pretendiendo embarrar la cancha.

Fiscales por un lado, agrupaciones por el otro, no aportan demasiado para esclarecer el hecho.

Ahora bien. ¿ Si éstos son los árboles, cuál es el bosque?

El bosque es como siempre contradictorio, como es la realidad y como son los procesos históricos.

Las preguntas a formularse son las siguientes:

¿Existen avances en el juzgamiento de responsables del terrorismo de Estado?

La respuesta es sí. Pero esa afirmación no significa que ese avance se deba a tal o cual mandatario y/o personaje político.

Fue un avance paciente y contradictorio de la sociedad producido durante treinta años, en donde confluyeron desde estrategias duras e intrasigentes como las de Hebe de Bonafini, y otras flexibles e inteligentes como la Eduardo Fermín Mignone.

Estos avances son "leídos" y asimilados correctamente por Kirchner, y hasta por algunos jueces como Oyharbide, quien jamás podría ser confundido con el Che Guevara, que advierten que mantener o consolidar sus respectivas posiciones deben actuar conforme a los cambios producidos en el "sentido común" de la sociedad.

Exagerar "Kirchnerismo" como Geréz y sus propios conmilitones termina siendo perjudicial hasta para sus propios intereses.

La otra pregunta a formularse es ¿Existe una resistencia de parte de grupos vinculados al terrorismo de Estado? La respuesta es también afirmativa.

La gama de respuesta es de lo mas diversas:

Desde las alusiones de Grondona a la "mujer de Lot", las menos bíblicas invocaciones de James Nielsen llamando a "investigar también a la izquierda", reflotando de esta forma la teoría de los dos demonios, hasta las presentaciones judiciales como las del abogado Sacchieri, o las amenzas a testigos, y la desaparición sin respuestas de Jorge Julio López.

En un país en el que los testigos de causas vinculadas a la corrupción de los años 90 como el affaire IBM-Banco Nación, aparecen misteriosamente "suicidados" ¿Se puede subestimar el accionar de estas mafias del presente vinculadas a causas del pasado?

La banalización electorera de estos temas por parte de oficialistas y opositores (tal el caso del Ex Ministro Lavagna y de varios integrantes del Gabinete) no refleja otra cosa que incomprensión y estrechez de miras ¿Será posible esperar que la sociedad supre estas estrecheces? ojalá

1 comentario:

mr Pyme dijo...

En un gobierno realmente democrático, un ministro que se carga encima varios casos de gatillo fácil, más varios casos de desaparecidos en democrácia irresueltos, que cuando cromagnon lo único que le interesaba era hacer un negociado con el pase de la federal a la ciudad, ya hubiera renunciado o ya hubiera sido apartado.

¿No va siendo hora que al maquiaviavéliico Aníbal Fernández le peguen una buena patada en el culo