sábado, abril 05, 2014

Privándonos de la educación pública



No voy a hablar desde el fino conocimiento de la materia del que carezco.

Voy a referirme desde acontecimientos que han tenido como eje a la educación, particularmente la pública, en el último tiempo y a las reacciones de tirios y troyanos al respecto que dan la pauta de cual parece ser el rumbo que va tomando la cosa.

Un proceso análogo es el sufrido por la salud por lo que brevemente nos referiremos a él, para compararlo luego con el proceso educativo.

La salud era desde la generación del 80, pública, y los hospitales públicos pertenecían al presupuesto nacional.

Como referencia, Evita, por ejemplo, fue atendida en un hospital píblico.

Existían clínicas privadas, pero eran, por ejemplo, los Hospitales de comunidad (Británco, Italiano, etc).

Estaba el "médico de barrio" para atender las urgencias.

Se fueron creando luego las obras sociales, por convenio primero, y obligatoriamente y por ley después. Se dice que Onganía de esa forma le pagaba a Vandor su apoyo al golpe.

Se fueron generalizando así las clínicas privadas, se crearon luego las prepagas, y los médicos de barrio desaparecieron, debiendo los médicos individuales pertenecer a la lista de una Obra Social o una prepaga, Los Hospitales Públicos pasaron a los presupuestos locales y no faltan las quejas de "fachos varios" que dicen que los "invaden extranjeros o gente de otras jurisdicciones".

* * *
Un proceso similar recorrió la educación pública.

Fue otra de las creaciones de la generación del 80.

Si uno lee Juvenilia de Miguel Cané, comprueba como el Colegio que se llamaba San Agustín (antes era el Real Colegio de San Carlos) se laicizaba y se transformaba en un colegio público, el Nacional Buenos Aires. Todo ese proceso que cuenta el autor se producía en la década del 60 del siglo XIX,

La ley de educación pública es de la década del 80 del siglo antepasado.

Ambas cosas, hospital y escuela, se puede decir que constituyeron la identidad argentina.

Así es que en los lugares mas recónditos la existencia del Hospital y la Escuela, ambos públicos era como la incorporación de esos lugares a la civilización.

Colegios privados había desde comienzos del siglo veinte.

Eran en un comienzo, en general, escuelas de comunidad, en las que los hijos de ingleses no perdían contacto con la lengua de sus padres.

Cuentan también que había colegios fundados por anarquistas y también otros que provenían de antes de la Ley de educación laica y gratuita, confesionales, subsidiados por el Estado.

Con el tiempo esos colegios comenzaron a ser frecuentados por hijos de argentinos o de inmigrantes de otras nacionalidades como los italianos y los españoles,  y luego de aquello de "Laica o Libre" hubo una gran explosión de escuelas privadas.

No todas tenían un origen confesional y ayudaba el crecimiento de algunas laicas y "progresistas" la colonización de las escuelas públicas por parte de las sucesivas dictaduras militares.

Así las escuelas privadas "enseñaban a pensar" y mostraban un perfil, muchas veces mas dinámico que las militarizadas escuelas públicas.

Pasaron las dictaduras y en los años 80 , el discurso fue justamente el inverso

En los privados comenzaron a destacar los "límites" la "disciplina" y el "orden",mientras los públicos se "desordenaban".

Así el proceso llegó a un punto culminante en los años 90 con el pase al presupuesto local de la salud y la educación

Con ello la educación pública se fue deteriorando cada vez mas y así se fue promocionando la enseñanza privada.

* * *
Respecto de la educación se han producido dos hechos significativos, a lo que se debe agregar en cada caso la significativa reacción del público

El primero es la "inscripción on line" de la Ciudad de Buenos Aires, el segundo, el paro docente de la Provincia de Buenos Aires, junto al resto de los paros docentes del país.

En el primer caso, el gobierno de Macri, reemplazó un sencillo proceso que se realizaba hasta un días antes del inicio de clases en cada escuela y que era efectuado por docentes por un desastre protagonizado por un programa que le fuera encargado a Jorge Aguado, hijo del gobernador homónimo de la Provincia de Buenos Aires durante la dictadura militar.

Quienes reaccionaron contra esa barbaridad fueron central mente el gremio docente y madres de "clase media", entelequia por la que se entiende cualquier cosa en la medida que no pertenezca a una villa miseria.

Alguna "chicaana" recibieron en cuanto a que no se veían "mujeres morochas o mas de clase baja que siempre tenían estos problemas", o sea, se trataba, como en tantas otras cosas, de nivelar para abajo.

Mientras tanto en todo el período las autoridades no aparecieron en los medios, salvo para cualquier otra cosa, y  si aparecían nadie les planteaba nada, y el propio Ministro de Educación Esteban Bullrich, puso a "disposición su renuncia" cuando admitió que 12.000 chicos estaban sin vacante.
Por supuesto el Ministro de apellido sonoro no renunció y seguramente fue felicitado por su accionar.

Los que aspiraban a una vacante, seleccionaban en primer lugar colegios cercanos a su domicilio y terminaban, en el mejor de los casos, en establecimientos que se encontraban en la otra punta de la ciudad.

El blindaje mediático fue efectivo.

Los únicos dos casos en que aparecieron madres que bregaban por conseguir una vacante fue en el el programa 6,7,8 y Duro de domar, ambos de Gustavo Gvirtz y partidarios del Gobierno Nacional.

¿Se imaginan que hubiese sucedido si lo propio ocurría en algún establecimiento, no en todo el sistema, durante cualquiera de las otras gestiones en la mayoría de los medios?

* * *
Otra cuestión fue el paro docente, en particular, el paro docente de la Provincia de Buenos Aires, para lo que se escucharon opiniones terribles no sólo de la "opo" sino también de buena parte de los sectores kirchneristas.

La opinión negativa respecto de la medida de fuerza no fue solo "pluralista" sino también "policlasista".

En primer lugar se lo pretendió acusar a Baradel y demás dirigentes del paro de diversas filiaciones políticas, todas ellas "inconveninetes".

Se lo acusó a Baradel de "massita" y se acudió para ello a alguna foto que de por si nada dice.

Baradel estuvo al lado de intendentes de diversos signos en razón de inauguraciones, pero eso no lo hace pertenecer al signo del intendente. Por otra parte ver que un paro que "afecta al gobierno nacional" es "massista" es de por si un absurdo, mas cuando el propio Massa y acólitos se encargaron de pronunciarse en contra de la medida de fuerza.

Hubo otra serie de opiniones que lo vieron "troskista" , por criticar u oponerse a Cristina "por izquierda", lo que inevitablemente para este criterio lo hace coincidir con la derecha, o sea, ser "gorila" y "amigo de Braden".

Baradel, se sabe, es alguien que responde a la CTA de Hugo Yaasky y que en razón de esta pertenencia tuvo las políticas que tuvo o tiene las que tiene.

En verdad, Baradel venía "cuidando" las finanzas de Scioli y eso hizo a los docentes de la Provincia de Buenos Aires retrasarse significativamente en lo salarial respecto de los otros docentes de la Región Centro, incluidos los de la C.A.B.A..

Luego se dijeron toda clase de argumentos "gorilas", tales como que "los docentes trabajan solo cuatro horas", lo que es falso, son "vagos" lo que es falso e insultante, "no es el problema que tienen los privados", que tiene que ver antes con el "carnerismo" y que no le impiden a los docentes privados cobrar los aumentos si se obtienen como fruto de la medida de fuerza.

En verter esa clase de argumentos no hubo diferencias entre Kirchneristas y opositores de derecha a lo largo de todo el conflicto.

Muchos y muchas se sintieron "liberados" para decir estas barbaridades que nos han metido adentro los medios, apelando a lo mas miserable de nuestro ser, y no solamente el grupo Clarín.

La cosa, "curiosamente" cambió cuando Baradel participó del programa 6,7,8. Al poco tiempo se solucionó la medida de fuerza, algunas voces se silenciaron y cierta "normalidad" pareció instalarse.

* * *

En estos momentos el tema instalado por los medios parece ser la "seguridad", lo que merecerá otro post, pero tiene aristas parecidas al que estamos comentando.

Es claro el caso de la educación,

En la CABA muchos enviaron a sus hijos a un colegio privado y no por convicción, sino ante la imposibilidad de anotarlo en un público (otros lo habrán hecho por convicción).

Mientras tanto, el presupuesto educativo (así como el de salud) sigue provincializado y de hecho privatizado, los colegios religiosos siguen subsidiados (lo que no merece los "indignados" comentarios de la Asignación Universal por hijo), la paritaria docente siempre es la primera que se celebra, con la presión del inicio de clases y condiciona a todas las demás.

En todo ésto vivimos escupiendo para arriba y nos consideramos de "clase media"

















2 comentarios:

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Y todo volvio a lo que era. Cero conocimiento, cero excelencia, cumplir con la cuota de aprobados, mantener los nichos de privilegios, silbar bajito para que nadie se despierte y ganar unos buenos mangos más. Gatopardismo puro. Hablar de cambios para lograr el fin deseado y que luego todo siga de la misma forma porque de ese modo lo manda la norma de la comodidad. Acaso Teodoro exageró, pero mucho de lo que dice es cierto. No olvidemos que toda la cadena de supervisión y control de gestión educativa está en manos de docentes. Abrazo

Edukator edukator dijo...

En todos los países en los que se habla de excelencia educativa la educación es pública, lo contrario ocurre en los países en los que la educación es privada. Pongo como ejemplo a Finlandia o a la misma Gran Bretaña a pesar de Thatcher. Entre nosotros se ha inpuesto de a poco otro proyecto que los medios, desde ya, apoyan