lunes, diciembre 19, 2011

La crisálida del 2001, sus mariposas y sus gusanos y mi 19 y mi 20 de diciembre

Buenos Aires, el pueblo mas levantisco de Amèrica (José Marìa Gutièrrez)
Bajen las armas! que aquí hay solo pibes comiendo(León Gieco el ängel de la Bicicleta)
Y en lugar de ese bar,
había una sucursal del Banco Hispanoamericano
Tu memoria vengué, a pedradas sobre los cristales (Joaquín Sabina)

He leído con atención las crónicas acerca del 19 y 20 de Diciembre del 2001 en nuestro país en distintos medios y el paralelo quie trazan con la actual crisis europea.

Puedo contarlo y hacer comparaciones desde mi experiencia personal, desde mi aporte puedo nutrir la historia en mi humilde proporción:

Fui partícipe como militante partidairio del 30 de Abril de 1982 y del 16 de Diciembre de ese año, me crié escuchando y leyendo acerca del Cordobazo y del Viborazo y de otras luchas que sonaban épicas contra la dictadura de Onganía y  Lanusse, y según creíamos, con el objetivo no sólo de que Perón volviera al país, sino de instaurar el socialismo.

Fui, ya apenas  cuarentón, cuando en un sentido mas módico, partícipe del 19 y el 20 de Diciembre del 2001, hoy creo, asi lo pienso, parafraseando a Mario Benedetti como "militante de la vida".

¿Cómo llegué al 19 y 20 de Diciembre del 2001?

Yo para esa fecha trabajaba en la Legislatura de la CIudad de Buenos Aires, no era un trabajo fijo, pero si un ingreso fijo, lo que otorgaba ciertas ventajas frente a la crisis.

En una etapa de deflación tener un ingreso fijo que no era miserable me permitía sortear la "malaria" con alguna dignidad, sin que a fin de mes me sobrase nada claro está. ( si a ello le sumaba otras cosas que como profesional hacía por mi cuenta)

Estaba separado, reencontrándome con mi soltería y mi soledad , y había votado por el Gobierno de la Alianza, sin esperanzas en De la Rúa, pero con algunas depositadas en Chacho Álvarez y el Frepaso, partido del que formaba parte.

En carácter de Congresal había justamente participado de un Congreso del Frente Grande celebrado el 15 de Diciembre, exactamente cuatro días antes de lo sucedido.

Por increíble que pareciera, pese a la insistencia de algunos de nosotros, en en ese Congreso se pertendiò dirimir una serie de cuestiones relativas a cargos partidarios con absoluta indiferencia por lo que estaba sucediendo.

Ya en las elecciones parlamentarias de Octubre del 2001, que como recordamos tuvieron un alto porcentaje de votos en blanco, y que consagraron a Luis Zamora con su por entonces flamamte "Autodeterminación y Libertad" al tiempo de permitirle a la izquierda clásica contar con una pequeña pero respetable cantidad de representantes en la Legislatura porteña, el Frepaso (ya sin Chacho Álavarez)   había decidido apoyar al candidato a Senador radical que resultase de la interna del radicalismo.

El candidato fue Terragno (quien por entonces pretendìa diferenciarse de la lìnea económica oficial de De la Rùa/Cavallo) pero podrìa haber sido Facundo Suárez Lastra.

Durante todo ese año, en el cursado de una Maestría escuchaba que el economista Mario Damil (miembro del CEDES un centro de estudios en el que participaba Frenkel y en el que no se si no presidiìa el recietemente fallecido Guillermo O´Donell) iba comentando las alternativas de lo que se venía desarrollando y afirmaba contundentemente lo siguiente":.
· Acá se està dando una situación de profesía autocumplida. Si un grupo de empresarios y bancos dice que va a haber deffault entonces seguro que va a haber deffault".
En esa misma Maestría los maestrandos nos sentíamos disconformes con ciertas cuestiones de convivencia que no vienen al caso, pero que si sirven para ilustrar acerca de como experimentamos ciertas formas organizativas novedosas, sin saber exactamente que estábamos haciendo.

No había por entonces blogs ni servicios de red social, pero ya estaban muy difundidos los mails y sobre todo aquellos muy fáciles de crear como hotmail o yahoo.

Entonces alguien lanzó una "proclama" irónica con el seudònimo de "Pasionaria", a la que le respondí con el de "Rosa Luxemburgo" (para despistar ocurría que muchos elegíamos personajes de un género distinto al que pertenecíamos, así algunas compañeras también eligieron alias masculinos), lo que provocó un muy fructífero intercambio entre nosotros.

Eso hizo  que finalmente las cuestiones se pudiesen tratar con las autoridades arribando a cierto consenso.

Lo que quiero destacar es que sin saberlo habíamos utilizado una forma de "red distribuida" y se puede decir que habíamos organizado una "ciberturba" sin Jefes aparentes, pero absolutamente efectiva.

El mail ya comenzaba a circular como forma de agitaciòn y propaganda y preanunciaba lo que se vendrìa.

En esos tiempos de Web todavía 1.0 fue bastante significativo el aporte del portal Indymedia como recuerda el diario Página 12.

Pero volviendo al 19 y al 20 de Dicembre quiero contar como lo viví.

Como decía, notaba que el "adentro" del mundo político parecía no reconocer las señales de alarma,  mientras que el afuera en forma aparentemente silenciosa nos iba brindando otros datos.

En Noviembre había encontrado por la calle a un viejo conocido de mis épocas de estudio, alguien que se podría decir que era una cuadro medio de la Unión Cívica Radical.

Me dijo mi conocido " esto no da para mas, los ùnicos que pueden gobernarlo son los peronistas".

Se hablaba ya de cierta "entente" entre Raúl Alfonsin y  Eduardo Duhalde, de ciertos preparativos que pretendían reproducir aquello de los saqueos del 89, que paradójicamente le habían hecho al primero de ellos abandonar la Presidencia antes de tiempo dando lugar a toda la borrachera menemista y neo liberal posterior.

Es lo que el periodista Horacio Verbitsky llamó "La Educaciòn Presidencial"  , consistente en un "mensaje" de las corporaciones económicas al Presidente entrante y no al saliente.(una socióloga que hizo en aquellos días del 89 una pormenorizada investigación en la UIA, se encontró con que sus popes le decían que la "gente en Argentina estaba mal acostumbrada" que "vivía demasiado bien por tratarse de Latinoamérica").

* * *

El 19 de Dicembre a la noche fui a una terapeuta en la localidad de Adrogué. Era una buena profesional que atendìa muy lejos de casa, pero con la que igual decidí atenderme..

Resolví que el regreso fuera en un "remis" que no resultaba tan oneroso por entonces, al menos para alguien sólo, con un ingreso fijo, y que no pagaba alquiler.

Durante todo el día se habían producido saqueos en el Gran Buenos Aires, el clima era de inquietud y de zozobra. 

El remisero tenía la radio encendida, se escuchaba la voz de De la Rúa dicendo "He resuelto declarar el estado de sitio". Nos miramos con el chofer sin entender y nos preguntábamos ambos si ese Señor no estaba loco.

Los barrios del Gran Buenos Aires que íbamos atravesando estaban en silencio como solía suceder a esa hora de la noche, tambièn lo estaba Pompeya, pero cuando ingresábamos ya a Almagro/Boedo obervaba grupos y mas grupos de personas haciendo sonar cacerolas percusivamente.

Esa noche iba a jugar San Lorenzo, así que por la zona que avanzábamos mi primera asociaciòn fue en direcciòn a un match de fútbol que al iinstante me enteré que se había suspendido.

Pero a poco de avanzar se escuchaban consignas que repudiaban el "estado de sitio"  y manifestaban un gran enojo con todo lo que estaba sucediendo.

* * *

Me detuve a la altura de Pedro Goyena y Avenida La Plata.

Alguien me llamaba al celular y me contaba que estaba pasando.

Inmediatamente tomé otro taxi hacia el centro que lo veía tomado por una multitud pacífica y desordenada si se la juzga con los parámetros de las marchas tradicionales.

Escuchaba por la radio del taxista sintonizada en Radio 10 (para variar) la voz de Raúl Portal dicendo que "esto era emocionante" y que "había mucha gente sin banderas partidarias, sino únicamente con la celeste y blanca".

El rol golpista de Haddad (como lo había sido el de Tinelli) me daba que sospechar.

Sin embargo cuando llegué a la plaza comprobé que había una multitud variopinta con gente de muy diversas ideologías o de ninguna.

Encontraba conocidos peronistas, o de la izquierda tradicional, y un personaje que anunciaba con aire triunfal "está viniendo Seineldin", a quién le pregunté a qué venía y que me respondió con el signo inequívoco de "castigar", "dar leña".

Volví a mi casa, encendí el televisor y me econtré con mucha gente que se expresaba con la lucidez que parecía perdida hace rato y alguna otra que repetía cosas tales como "basta de políticos, hace falta nueva gente que sean empresarios y sepan administrar"

Ya allí podía ver en germen bastantes aspectos de lo que sería la política de la década siguiente: el alejarse del neoliberalismo por un lado, la emergencia de los Macri y los Blumberg por el otro.

* * *

Al día siguiente fui a trabajar a pesar de todo, creo que mas interesado en lo que estaba sucediendo que en el trabajo en sí.

Había allí donde trabajaba un televisor permanentemente encendido y se escuchaban los ecos de lo que esttaba ocurriendo.

Comenté que eso parecía una "convocatoria anarquista" en la que todos asistían aparentemente "sin jefes" y que ejercían alguna forma de "desobedincia civil" por lo que agregué que mi abuelo anarquista o Ghandi estarían contentos de ver lo que estaba pasando

 Un militante muy orgánico del Frente Grande me dijo "serían los únicos dos que estarían contentos"

 Las cámaras desde ya no tomaban todo, pero demostraban (aunque mas no sea involuntariamente) como la policía reprimía y como la multitud de la Plaza, compuesta por gente muy jóven volvía una y otra vez.

Un veterano del Mayo Francés, Moisés ikoninoff, que por entonces particiapba de un programa del Canal 26, quiso acceder a la plaza.

La multitud que no lo recordaba como aquel jóven revolucionario, sino como ese viejo funcionario menemista al que le encantaba ostentar actitudes payasescas y lo echaba de la Plaza. (el mismo lo certificó con aquel chiste de que el menemismo es como la meninghitis. o te mata o te deja "pelotudo").

Salí del edificio de la Legislatura. Adelante mío salía Enrique Rodríguez (un tipo muy lúcido se esté o no de acuerdo con el)  que se quitaba los anteojos y la corbata temeroso seguramente de las reacciones de la "turba" ( como diría Grondona) que atacaba a todo lo que pareciera legislador o funcionario público.

Los gases lacrimógenos inundaban todo.

Muchos se refugiaban en el edificio del Indec o en algún garage en donde me metí.

Eran inexpertos, pedían agua sedientos. Les advertí del efecto letal del agua después de haber consumido gases lacrimógenos y les presté a muchos mi solución fisiológica para lentes de contacto que les servía para calmar la irritación en los ojos.

En el aire flotaba la renuncia de De la Rúa, ya se escuchaban las aspas del helicóptero.

* * *
Aquí me detengo para compartir algunas reflexiones sobre esto que sucedió que aún nos deja perplejos.:

Evoqué al principio al Cordobazo, y las marchas del 30 de marzo y del 16 de Diciembre de 1982.

Recuerdo en el epígrafe una frase de José Marìa Guriérrez pronunciada a propòsito de la  Revoluciòn del 90, se podría agregar a ello el 17 de Octubre del 45 y tal vez algún otro momento emblemático.

Es este pueblo de buenos aires es paradójico "levantisco" como dirìa Gutiérrez, o conservador como para votar, por ejemplo, a Macri.

Un pueblo que ya mucho antes, en 1930, habìa motivado la mutua confusión de José Uriburu y de Hipólito Yrigoyen.

Uriburu, un facistoide como sabemos, había dado el golpe de Estado a Yorigoyen, invocando la memoria de la Revolución del 90.

Yirigoyen, en el último reportaje de su vida, en 1933, atribuyó el golpe del que en definitiva fue víctima a una ciudad "llena de extrajeros, en la que uno de cada tres era anarquista, comunista o ácrata".

No fue un momento cualquiera de nuestra historia, pero ¿Se puede definir?

Me permito acudir a Marx, quien siempre parece haber estado adonde uno recién llega aún a 150 años de distnacia.

Digamos que cuando Marx se refiere a la Revolución lo hace de dos formas.

Una de ellas es la que se encuentra sintetizada en aquello que dijo sobre la Comuna de París respecto de aquello de "estos parisnos que parecen tomar el cielo por asalto", pero también encontramos en su obra otras formas de aludir a la Revolución.

Dice Marx en el 18 Bumario:
 :"Las revoluciones burguesas, como la del siglo XVIII, avanzan arrolladoramente de éxito en éxito, sus efectos dramáticos se atropellan, los hombres y las cosas parecen iluminados por fuegos de artificio, el éxtasis es el espíritu de cada día; pero estas revoluciones son de corta vida, llegan en seguida a su apogeo y una larga depresión se apodera de la sociedad, antes de haber aprendido a asimilarse serenamente los resultados de su período impetuoso y agresivo. En cambio, las revoluciones proletarias como las del siglo XIX, se critican constantemente a sí mismas, se interrumpen continuamente en su propia marcha, vuelven sobre lo que parecía terminado, para comenzarlo de nuevo, se burlan concienzuda y cruelmente de las indecisiones, de los lados flojos y de la mezquindad de sus primeros intentos, parece que sólo derriban a su adversario para que éste saque de la tierra nuevas fuerzas y vuelva a levantarse más gigantesco frente a ellas, retroceden constantemente aterradas ante la vaga enormidad de sus propios fines, hasta que se crea una situación que no permite volverse atrás."
Si Trotsky y Parvus con enfoques distintos  pudieron hablar luego de "revolución permanente" es porque ya existía esta idea en Marx.

Roger Garaudy decía que tanto el reformismo (que por entonces atribuía al PC francés) como ciertas variantes de ultraizquierda coinciden en creer que "todo se resuelve en una tarde":

Para unos en una "tarde de elecciones" para otros "en una tarde en que se toma el palacio de invierno", o el "polvorín" .

Gramsci habla de "revolución pasiva" . Si bien no eran las aspiraciones de quienes participaron en esas jornadas cambiiar el sistema, no deja de ser cierto que adoptaron una serie de iniciativas que parecían rozar algunos de sus fundamentos, desde ya que en forma inconciente y por eso Grondona llama a la represión y pide el perdón para De la Rúa o Duhalde que  intentó luego  pegar algnos palos hasta que la reacción ante la muerte de Kosteli y Santillán lo disuadieron de no seguir por ese camino y llamar a elecciónes.

 * * *

No se resolvía en una tarde evidentemente, pero los días siguientes fueron igualmente agitados.

Haddad, promotor de la caída de De la Rúa, ahora se preocupaba ante las manifetaciones callejeras y la "irrupción" de los piqueteeros.

Lo recuerdo a Haddad pasando una y otra vez como había sido "agredido" el represor Roberto Alemann.

Es que la parte mas lúcida de aquella mutitud identificaba bien al enemigo que no se circunscribía a los "políticos".

Cavallo, Alemann, y demás representates del establishment eran parte principalísima  de los "todos" que se "tenían que ir".

El interinato de Rodríguez Saa fue brevísimo.

Anunció que "no iba a pagr la deuda externa" y  recibió a las Madres de Plaza de Mayo en cuya lucha dijo que "creía" así como dijo que creía en el "17 de Octubre".

Pero a la par que parecía un "revolucionario" rehabilitaba a conocidos corruptos como Revibglio y Grosso que se jactaba de "haber sido convocado por su capacidad y no por su prontuario"

Una semana después la multitud se lanzó nuevamente a la calle.

Rodríguez Saa debió renunciar acusando a De la Sota y a otros, Duhalde tomó su lugar.

* * *
Durante los días siguientes la multitud seguía en las calles.

Las escenas eran por demás confusas.

De un lado, los sectores medios autoconvocados en Asambleas, manifestaban su solidaridad con los desocupados y los humildes en general enarbolando la consigna de "piquete y cacerola, la lucha es una sola"

Recibían por la Avenida Rivadavia o por Gaona con mate y facturas a los piquetereos que desfilaban por allí.

Del otro lado se observaba un incesante desfile de "veranenates frustrados".

Las Asambleas, los piquetes, las empresas recuperadas de un lado, Nito Artaza y los ahorristas del otro.

No comparto lo de aquellos que (generalmente son de clase media) se quejan de la clase media, identificándola con un solo bloque como un sector que sólo se preocupaba con el "corralito".

También discrepo con los que afirmaban que se trataba de una "revolución" en el sentido clásico del término ( luego retomaremos este concepto), a partir de lo que en una nota de Le Monde Diplomatique muy gráficamente se caricaturiza como "el soviet de Caballito".

Recuerdo la inverosímil protesta de alguien que no se había podido ir de vacaciones en la puerta de un banco con reposera , malla, y demás elementos de playa.

Es ilustrativo el diálogo que escuché en un bar de Rivadavia entre Aoyte e Hidalgo, pleno barrio de Caballito.

Fue cuando estaba por asumir Duhalde y la televisión tansmitía imágenes de manifestantes del MST encabezados por la dirigente Vilma Ripoll protetando frete al Congreso y enfrentándose con la policía..

Una Señora se quejaba de esos manifestantes y que decìa que "la  policìa se equivoca porque le pega a gente normal" , otra de mas edad agregaba que a "esos hay que fusilarlos" y la tercera se quejaba del estado de cosas imperante (era una persona de 40 años no mayor) quejándose de que "antes no se veían cosas como esas de chicas fumándose porros en las plazas), todas ellas salían por la calle a reclamar por "sus ahorros", del otro lado el clima de las Asambleas era muy otro.

* * *
Un trìpode de formas novedosas de intercacciòn se iba dando en la sociedad.

Los "clubes del trueque" y las "empreas recuperadas" por un lado, los "piqueteros" por el otro, las Asambleas en tercer lugar

Algo muy importante sucedìa, estas, en verdad medidas defensivas de distintos sectores, eran formas incipientes de creación de poder, no eran el "contrapoder" sino nuevos poderes, un verdadero "èxodo" hacia los márgenes, ahora que el sistema expulsaba a la mayoría..

* * *
Los clubes del trueque pusieron en cuestión el fetiche de la moneda.

La "convertibilidad" se había edificado sobre el fetiche de la "moneda fuerte" y ess proceso terminó en la emisión descontroladas de cuasi monedas como los Lecpos o los Patacones.

Los "créditos" de los clubes del trueque ponían esa superstición en evidencia, miles y miles de  personas intercambiaban bienes y servicios, en algún caso profesionales, generando comuniatriamente una "moneda" alternativa.

Los marginadoss, los "expulsaados" del mercado comenzaban a generar su propio mercado, su propio circuito.

Las empresas recuperadas fueron otras de las inciativas en las que el pueblo argentino mostró una inusual creatividad.

Me tocaba asistir al hecho de como se expropiaban por causas de utilidad  pùblica d empresas en quiebra.con dueños abandónicos.

Esta forma de gestionar dio lugar a algunas experiencias exitosas como Zanón por ejemplo.

Se trataba, no por casualidad, del sector Pyme.

Muchas Pymes había sido testigos de una primera generación que las desarrollaba y una segunda generación de "herederos" que las rifaba apostando al capital especulativo..

Los trabajadores las tomaron en sus manos y se juntaron allí dos culturas laborales la "fordista" y la "pos fordista".

Las Asambleas Barriales surgieron de forma novedosa como lo fue aquella expereincia de la que hablaba al principio.

Los vecinos se reunían, aprobaban mociones, y no aparentaban existir jefes.

En los primeros tiempos fue expulsado el político radical Cristian Caram, por ejemplo, cierta vez que quiso solapadamente ingresar a la Asamblea de Parque Rivadavia.

Se fueron diluyendio ¿que las diluyó?

Creo que la presencia de cierta "izquierda" que se iba conforme si lograba reclutar a alguien y de ciertos "punteros" de partidos tradicionales  que vieron la oportunidad de poder negociar un lugar en sus estructuras

Hoy vemos que los comerciantes suelen quejarse de los "manteros" aduciendo que "venden lo mismo que ellos, pero que no pagan alquiler".

Se puede decir que al calor de las Asambleas también crecieron una serie de "punteros manteros", o sea, punteros que no pagaban el alquiler de un local.

Finalmente también crecieron los movimientos de desocupados, también conocidos como "piqueteros".

¿Que fue lo que entendieron los piqueteros?

Negri y Hardt en su libro Multitud y André Gorz en su libo "Miserias del presente, riquezas de lo posible" rescatan una premonitoria idea de Marx (de nuevo)  en las Grundisse que el llama "General Intellect"

Con ese premonitorio concepto Marx decía que el "robo de tiempo de trabajo" de su época (eso que el denominó plusvalía), no sería nada con lo que en el futruo sería la creciente automatización y la apropiación del "nivel general de conocimientos en una sociedad determinada en un momento dado". A eso se refería Marx con el concepto de General Intellect.

La apropiación del saber general por pocos es la forma moderna de capitalismo, o de explotaciòn capitalista.

Un capitalismo que según los autores mencionados (podríamos agregar a Paulo Virno) se caracteriza por la producción "inamterial" de relaciones, afectos, conocimientos.

Produciión "biopoítica" lo llaman Negri y Hardt.

Los piqueteros entendieron que si se les negaba la fábrica, que si al capital no le interesaba la mercancía que producían, la "producción de la vida misma" era lo que interesaba, la "producción biopoítica".

Estar en la ruta, ser un colectivo visible, así motivasen el insulto de los automovolistas, era lo que los defendía.

* * *

El piquete y la caerola se fueron separando

La cacerola volviió por un momento a aquel nefasto origen chileno, el del acompañamiento del golpe contra Salvador Allende.( eso luego fue patente en el 2008)

Ya se producían explosiones tales como la nefasta convocatoria del falso ingeniero Blumberg.

Ese fue otro hijo del 2001, la antipolítica que remite al macrismo y al cualunquismo

Fue en la Asamblea de Gualeguaychí en la que surgió un personaje como De Angeli que luego tanto aportaría al golpe frustrado del "campo".

Pero organizaciones como Compa, el Frente Darío Santillán, la Mella, son otros y productivos hijos de esa crisálida de la que pudieron brotar mariposas y gusanos.

Como dirían ciertos profesores soviéticos de marxismo para salir de apuros " la realidad era compleja y contradictoria" .

Algunos veíamos con optimismo esa irupción de multitudes, otros decían que "esto puede dar lugar a algo como lo de Perú (por Fujimori) o Venezuela(por Chávez y el Caracazo" (sic), y no lo decían con mala fe  ni con ánimo reaccionario,pero lo decían, a mi juicio equivocadamente..

* * *
Pero hubo algunos frutos mas: unos sociales y otros personales a los que me voy a referir.

En lo social y en lo político se puede decir que el Kirchnerismo es uno de sus frutos políticos.

¿Quiere decir eso que el kircherismo fue lo que vino a reemplazar a los "todos" que se "tenían que ir"?

En lo partidario se puede decir que no:

El Kirchnerismo es el aparato del PJ., o la parte sustancial del mismo, junto a otros movimientos y partidos incluídos dentro de lo que se ha denominado "transversalidad".

Pero lo cierto, es que el Kirchnerismo significó la asunción de una identidad "progresista" por parte del peronismo que nada indicaba que podía ser reasumida desde 1983 en adelante, así como también puede entrañar el peligro de una "vuelta atrás" por esa compleja composición.

En eso no es ajeno el 2001, el kirchnerismo en particular ha siso sensible a las explosiones de la calle..

El kirchnerismo del 21%, preocupado por recuperar legitimidad, daba a veces guiños a la derecha, por ejemplo cuando Blumberg "reformó" el Código Penal y muchos incautos llenaron las calles apoyando sus "reformas" o a la izquierda con su política de derechos humanos, la inserción en Latinoamérica, la inclusión de sectores excluídos en la actividad laboral.

Se podrá decir que es "gatopardismo" a la manera del "despotismo ilustrado", pero eso presupone una gran movilización de la sociedad que lo hizo posible.

Ya el msmísimo Duhalde con los Planes Trabajar o la posición respecto del golpe contra Chávez demostraba alguna modificación respecto del consenso de la década anterior.

La Embajada argentina en Venezuela y el Consulado en Caracas quedaron a "contrapierna" apoyando el golpe contra Chávez, embebidos aún de la lógica de las "relaciones carnales" que se empezaba a revertir aún con alguien como Ruckauff de canciller 

Se puede decir que los nuevos movimentos sociales jugaron un papel fundamental.

En una charla sostenida con  un  conocido líder de los movimientos sociales que celebraba contrataciones con el Estado este me demostró como los habituales contratistas y proveedores "cumplían" porque tenían un pequeño núcleo "en blanco" con el que llenban todas las formalidades exigidas por la ley, mientras que al resto los "negreaban" y como ellos, tal vez con menos "prolijidad formal" aportaban a un precio inferior y con mejor calidad el mismo producto con la inclusión de los excluídos "negreados".

Hubo también una memoria que revivió gracias a este episodio, y hubo también héroes de distinto tipo a los que habíamos conocido.

En otra parte de este blog se toma el concepto del alemán Patrick Süskin, que a su vez retoma David De Ugarte respecto de los héroes épicos y los héroes líricos, lo que ejemplifica con Jesucristo y el Che de un lado, y Orfeo del otro.

Para ser breves digamos que Jesucristo quiere -"salvar a la humanidad", mientras que Orfeo quiere sólo salvar a su amada Eurídice.

En esa búsqueda Orfeo se puede permitir cometer errores, Jesucristo en cambio concibe un plan en el que hasta las traciones son parte de su plan maestro.

Los 70 tuvieron héroes épicos, líderes que ofrendaban su vida por un lpan maestr por una concepción del mundo como Rodolfo Walsh, como el mismo Che o como Agustín Tosco.

El 2001 tuvo héroes líricos un héroe colectivo.

El "héroe " colectivo fue la multitud que invadió las calles y los héroes líricos fueron gente como los muertos de la Plaza de Mayo, Kosteki y Santillán, o Pocho Leprati, el ángel de la bicicleta eternizado en la voz de León Gieco.

Ninguno de ellos buscaba la muerte ni admitía esa posibilidad.

Pocho sólo preguntaba que estaba pasando y decía que allí sólo había "pibes comiendo".

El sólo quería salvar a "sus pibes", no buscaba la muerte, pero la encontró involutariamente.

Hubo mas "Orfeos" que "Che Guevaras", mas "Sargento Cabral" que "San Martín"

* * *
La crisis del 2001 también me deparó un alumbramiento.

Estaba comenzando a experimentar con internet.

Solía meterme en diarios internacionales para ver como se reflejaba la crisis argentina.

En el New York Times solía debatir con gringos enfervorizados desde el 11 de Setimebre en adelante.

Descubrí una línea de chat en el Diario El País de España que justamente abordaba el tema de la crisis argentina.

Allí había españoles, argentinos deseosos de expresarse a raíz de la crisis y otros que evaluaban la posibilidad de radicarse en Europa.

Entre los que chateaban había una chica con la que me enganché a hablar de política debido a la crisis.

Un día nos encontramos y resultó ser la madre de hija.

El 25 de Mayo del 2003 fuimos a la plaza, con mi hija en su vientre.

Ese día descubrí un cierto aire de familia.

Algo de lo que sucedía allí pensaba evocar un 25 de mayo de 30 años atrás.

Había venido Fidel Castro.

Mucha agua ha corrido bajo el puente de la historia para evaluar a tamaña figura, pero se puede decir que después de la caída del "socialismo real" es quizás el único que se mantuvo fiel al leninismo, tengamos o no diferencias con él.

En esos días surgía como un símbolo de dignidad ante tanta indignidad que habíamos vivido

La Facultad de Derecho se comenzó a llenar, y una abigarrada mutitud se corría para atrás, dejaba educadamente espacio y escuchaba al dirigente de la Revolución Cubana.

FIdel hablaba con voz calma, evocaba al Che, se refería a Cuba, al mundo, a Bush y depositaba sus esperanzas en lo que podía suceder en la Argentina.

Terminó su discurso casi como un susurro.

Habló de la "batalla de ideas" y dijo: ¿Viva Cuba! ¿Viva Argentina! ¿Viva Latinoamérica! ¡Viva el género humano! y luego remató con la eterna frase del Che con un tona mas suave aún ¡Hasta la Victoria siempre!

Mi hija que nacería unos pocos días ya tenía nombre : Victoria

















































































 























































































3 comentarios:

Luis Quijote dijo...

Muy buen trabajo, amigo.

Su frase "Como decía, notaba que el "adentro" del mundo político parecía no reconocer las señales de alarma, mientras que el afuera en forma aparentemente silenciosa nos iba brindando otros datos." continúa vigente en muchos sitios de militancia.

Cuando el alzamiento de Campo de Mayo, estabamos en una radio "trucha" buscando información, y pasé por una Unidad Básica a preguntar como se estaban preparando. Interrumpieron su discusión sobre quien tenía más votos y uno respondió: "Nosotros nada. Que se arreglen los radicales".
Fui al Ateneo Radical y también estaban hablando de cargos partidarios y jugando a los naipes, sin mencionar lo que estaba ocurriendo.
Pregunté que estaban preparando y que medidas teníamos que tomar los ciudadanos.
- "Todavía no sabemos nada. Si hay que hacer algo nos van a avisar por radio o por teléfono.
- Si los militares asaltan el poder, las radios van a decir lo que ellos quieran y los partidos y dirigentes políticos no podrán avisar nada a nadie -respondí.
- ¡Uh! contestó uno. ¡No lo habíamos pensado!

Hoy, muchos militantes políticos de la "vieja escuela", siguen viviendo en una burbuja. En la Opo, también son así de ridículos.

Tenemos dos cosas para agradecer (?):
Que Duhalde haya creído que Néstor sería su títere y que "el flaco" cortara los hilos.
Que la 125 dejara en claro el significado de "elcampo" y que muchos ignorantes despertaran, dándose cuenta de haber sido usados.

Nombres alegóricos: Mis "niñas", nacidas durante el conflicto del Beagle, tienen por nombres Patricia y Victoria.

Edukator dijo...

Gracias por tus comentarios: Quise reflejar en la nota que lo del 2001 era un proceso inacabado y que entre otras cosas dio origen a una nueva cultura popular o de izquierda según como se la mire

Carmela dijo...

Mientras leía pensé en la cantidad de situaciones que se fueron sucediendo.
Recuerdo cuando íbamos hacia la Facu porque Fidel estaría allí.La emoción nos hacía contener el aliento.
Se olía un hondo respeto emanando de la multitud.
Insistió sobre " la revolución de las ideas".Es cierto.
Tan calmo.Tan grande.Tan digno.
Ese discurso está guardado para atestiguar que su presencia y su voz estuvieron tan cerca.
Lindazo este recuerdo.
Me encantó.
Victoria....¿Puede haber un nombre más hermoso?