lunes, mayo 03, 2010

El proyecto nacional y popular y las políticas de empleo

Se habla habitualmente del Proyecto Nacional y Popular, pero no se precisan ni sus alcances ni sus términos.

¿Que significa en materia de trabajo, por ejemplo?. Entendemos que el proyecto es algo incabado y en perpetua construcción, y que esa construcción surge del debate permanente.

Leemos por ejemplo a Carlos Tomada en la entrevista que le hiceran en el Diario Miradas al Sur.

La entrevista se incia recordando el comienzo de la gestión de Tomada en el año 2003 en estos términos:
"Si nos ponemos bien en clima de época, vale recordar que en esos tiempos a la puerta del Ministerio llegaban todos los días tres movilizaciones de excluidos, de pobres de toda pobreza como eran quienes en ese momento se movilizaban a través de las organizaciones sociales que venían a que los vieran, a pedir comida. Yo lo quiero decir de esta manera porque ustedes saben que yo tengo práctica de negociar salarios y condiciones de trabajo. Pero nunca me había pasado tener que negociar kilos de carne o de pan, que fue lo que me encontré haciendo los primeros días de julio del 2003. Yo decía en ese momento, y lo expresé en ese reportaje, que me iba a sentir logrado como ministro de Trabajo y como integrante del gobierno de Néstor Kirchner en ese momento el día en que abajo tuviera trabajadores movilizados. Y agregaba que me gustaría que fuera aplaudiéndome; pero si era puteándome no importa, que por lo menos hubiera trabajadores. Y eso ocurrió entrado el 2005, ya cuando logramos modificar esa impronta de la ausencia del trabajo, de la debilidad sindical, de la falta de reclamos laborales por inexistencia del trabajo.", a lo que agrega: "La principal política de inclusión fue la generación de cuatro millones y medio de puestos de trabajo y la disminución de un 15 por ciento del trabajo en negro".
Surge entonces inmediatamente la pregunta de si en el Estado se contrata en negro, a lo que el Ministro responde: "El Estado no contrata en negro. Contratar en negro implica utilizar dinero y recursos que no se sabe de dónde salen y, en todo caso, todo lo que se utiliza para pagar a trabajadores precarios es plata del presupuesto. Segundo, hay que ver de dónde venimos. Nosotros venimos de la construcción de un Estado paralelo durante la época de los dos Cavallo que al calor de los préstamos internacionales construyeron en todos los ministerios un Estado que ni siquiera era subsidiario, sino el verdadero Estado construido a partir de estructurales salariales diferentes, mejores a la de la planta permanente. Yo diría que en general todos preferían esas contrataciones antes que ser de planta permanente. Pero, de todas maneras, la planta permanente estuvo cerrada y estuvo históricamente cerrada. No creo que haya apertura de vacantes en el Estado –por ahí me equivoco– desde hace 20, 25, 30 años… desde que empezó el ajuste. Desde que la Argentina empezó el ajuste nunca más se abrieron las plantas, todo fue por afuera. –Es un problema complejo de resolver… –"
A lo anterior cabe realizar las siguientes observaciones:

1) Es cierto que el dinero de las contrataciones de locación de servicios proviene del presupuesto, pero no del inciso 1 ( el de personal), sino del iniciso 3 (el de las locaciones), por lo que figura junto a la contratación de cualquier servicio que contrate el Estado, con todas las notas y restricciones de una relación de dependencia (incompatibilidades, horario, subordinación, etc.) pero sin sus beneficios (aportes previsionales, obra social etc.). Otro locados de servicios (vg una empresa de limpieza), no tiene vedado contratar con dos o mas ministerios u organismos del Estado al mismo tiempo.
2) Es cierto que se ha comenzado a desandar el camino flesibilizador, que muchos ( mayoritarios en muchos casos) contratados han pasado a revistar como planta transitoria, contando ya con las notas de la relación de dependencia, pero sin la estabilidad del empleado público, porque como admite el Ministro la planta permanente permanece cerrada desde que se iniciaron las políticas de ajuste.
3) También es verdad que se había creado un Estado paralelo, y que para revistar en "programas" realizados a partir de préstamos internacionales, hubo una improtante cantidad de gente que prefirió esos contratos felxibles, pero inicialmente mas jugosos que el hecho de poseer una formal relación de dependencia. Y en esto se demuestra que el proyecto neo liberal, no es sólo económico, sino también cultural. Constituye una cultura que las generaciones mas jóvenes prefieran el "dinero en la mano" antes que la obra social, o el aporte previsional, cuya funcionalidad no alcanzan a ver debido a que la consideran lejana. No han sido solo palos, sino también zanahorias

Ahora bien, el Ministro Tomada ilustra con un ejemplo que le toca de cerca, las perversiones de este tipo de esquema:
"Voy a poner un ejemplo que tengo a mano y conozco: mi mujer es contratada hace 15 años en el Ministerio de Trabajo. Nosotros cortábamos clavos todos los fines de año antes de este cambio, no de este ministro, sino de este Gobierno, porque no sabíamos si le iban a renovar el contrato o no. –"
Si también sucede que el mero cambio de Ministro o de funcionarios infreriores al Ministro, así sea dentro de la misma gestión suele cuestionar la estabilidad de los trabajadores del Estado, y desarrolla en los agentes públicos una serie de rituales vinculados con el "acercamiento" o "alejamiento" de aquellas personas que se supone que van ganando o perdiendo poder.

Respecto de los prejuicios de Doña Rosa en cuanto a la estabilidad del empleado público el Ministro responde:
"Son opiniones. La Argentina tiene una tradición desde el sector privado de lo que se llama indemnización tarifada, es decir que uno tiene la estabilidad pero esta puede ser vulnerada por un despido que se pague. Eso tiene mucho de arbitrario, uno puede reconocer que esta posibilidad que no existe en la legislación europea por ejemplo, en la Argentina sí existe. Yo mañana puedo venir y decir que todos los que tengan rulos en la cabeza quedan despedidos y les tengo que pagar. Distinto es el despido por causas económicas, eso sí está receptado en muchas legislaciones."
O sea que el derecho laboral argentino, supuestamente rígido, es en verdad "flexible", ya que, como sabemos, en el sector privado se indemniza el despido arbitrario, pero no se prohibe, lo que no sucede, por ejemplo, en las distintas legislaciones europeas.

Europa suele tolerar mejor ( no estamos hablando de estos tiempos de crisis) niveles de desempleo relativamente altos, basándose en la equidad, la protección social, y la estabilidad en el empleo.

Cuando hay despidos, estos se originan en causas económicas.

Es, por ejemplo, el tradicional modelo alemán. Nuestro país, o ciertos sectores parecen ponderar como "virtuoso" el modelo norteamerican, que no es equitativo, pero que no tolera nivieles altos de desempleo ( esto haciendo nuevamente la salvedad de estos tiempos de crisis).

Volviendo al tema del Estado, el ministro define entre los factores de acceso al empleo el problema de los vínculos, y vuelve a dar el ejemplo de su Ministerio cuando afirma que :
"Si yo recorro el Ministerio de Trabajo y le pregunto a cada uno de los jóvenes por qué están acá, seguro que es por alguna relación social.".
Finalmente cuando le preguntaron que deseaba para el futuro respondió: "Me gustaría que en el próximo reportaje, dentro de unos años, la CTA tenga personería"
El resto lo dejo librado al lector para que lea el artículo original.

De todas formas, es saludable observar cuando un funcionario plantea un camino , y considera al proyecto como algo incabado en donde debemos intervenir aportando y generando contenidos, y no simplemente esperando que nos "bajen línea".

El pleno empleo, los concursos y la definitiva estabilidad del empleo público, son el norte del proyecto nacional y popular en materia laboral, una de sus materias centrales, sin las cuales no habrá mercado interno, porque com también expresa Carlos Tomada:
"Una política de fortalecimiento de mercado interno implica necesariamente un fortalecimiento de la política del empleo de ingresos."

1 comentario:

manuel el coronel dijo...

Lo más nefasto es la aceptación de esa flexibilidad, eso de que si te hechan con indemnización, no tenés por qué quejarte.

Muy buen post compañero.