domingo, noviembre 22, 2009

Mi experiencia en Wilde




Conozco a Wilde, si bien nunca viví allí, familiares míos siempre vivieron y se criaron en esa localidad.

Cierta vez que había ido por allí fui víctima de un asalto violento, por lo que los problemas de inseguridad me constan.

En esa ocasión, hace unos pocos años le habíamos celebrado el cumpleaños de un año a mi hija en un salón , propiedad de unos conocidos de la familia de su madre.

Era un sábado de madrugada, estábamos dejando todas las cosas en la casa de mi cuñada, y dos asaltantes salidos de la nada vinieron a encararme.

Uno me dio un terrible golpe en la cabeza con una pistoleta de doble caño, y otro golpe en la nariz con el puño.

Nos tuvieron en el piso, nos quitaron lo poco y nada que teníamos, y el que me apuntaba a mi martilló en dos oportunidades su arma que por suerte no funcionó.

La policía había sido llamada desde el teléfono existente en el interior de la casa, y llegó veinte minutos después.

Un excelente cirujano, especialista en el tema, de guardia en el Hospital de Wilde, volvió mi nariz a su lugar y yo hice la denuncia.

Al tomar la denuncia, el policía de turno me decía que los autores podían ser tal o cual.

Lo cierto es que tras cerrarse el caso por falta de pruebas, los vecinos me cuentan que sabían de quienes se trataba (por razones obvias no voy a dar sus nombres por este medio), y que eran del asentamiento conocido como "Rancho Grande" que se encuentra ubicado en el Este de Wilde, lindando con el Río de La Plata, y no aquellos que sugerían los policías.

Al día siguiente, me contaban, que  con el producto de los pesos que me robó (y que llevaba encima por el tema de cumpleaños de mi hija), uno de los dos asaltanes se había comprado un coqueto equipo deportivo, una buena lección de como la mezcla de hambre y consumismo favorecen el delito.

Es que el que "no tiene" es considerado una "basura humana" ( ésto no para justificar lo que hicieron estos muchachos, sino en parte para explicarlo).

Acá no somos partidarios de criminalizar la pobreza, por lo que no vamos a repetir muchas de las pavadas reaccionarias que en estos días repetían por televisión los manifestantes no tan "espontáneos" que se acercaron a la Comisaría de la calle Las Flores al 300.

Pero hay una base de verdad en lo que expresan, para plantear la mas gorila y simplista de las soluciones a un problema complejo.

La actitud policial, su llegada tardía, el hecho de que los asaltantes fueran conocidos del barrio, el de que al tomar la denuncia sugiriesen a cualquier otro posible imputado dan la impresión de una "zona liberada".

Ahora bien, la TV, como siempre, confunde todo, entre otras cosas las zonas en las que se da cada hecho que denuncia, y que en este caso es importante diferenciar, porque están bien diferenciadas.

Siendo esquemáticos diremos que en Wilde existen determinadas calles que constituyen límites que distinguen a un sector de otro.

Siguiendo esta lógica podemos decir que esas calles "limítrofes" son la Avenida Mitre (conocida por todos ya que es la arteria principal de la zona sur), las Avenidas Ramón Franco (lindera con la vía del tren) y el Acceso Sudeste, hacia el este (podríamos sumarle la Autopista Buenos Aires-La Plata), y hacia el Oeste la Avenida Belgrano, y el Camino General Belgrano (ya limítrofe con Monte Chingolo)

Entre el Norte y el Sur el límite está dado por la Avenida Las Flores, y su continuación Onsari a la que muchos vecinos llaman por su antiguo nombre "Cadorna"

Las zonas residenciales son las mas próximas a Mitre, por un lado, y las mas próximas a Quilmes por el otro.

Hay fenómenos como el "Barrio Gráfico" inicialmente construido para trabajadores de ese gremio que se halla al otro lado del Acceso Sudeste, y que con el tiempo se han vuelto semi-residenciales, pero son la excepción.

Las Villas de Azul e Itatí se hallan próximas a esas zonas, lo que disminuye el valor de las propiedades y produce un fuerte contraste, aunque los residentes en esas zonas no son pudientes al estilo de como pueden serlo los de ciertas zonas de Quilmes y Adrogué


Mientras que el "rey del corte" es de la zona oeste, el asesinato de Renata Toscano fue en la zona Este.


Mientras que al Colegio San Ignacio concurren niños de zonas próximas al Acceso Sudeste, los manifestantes eran de las calles mas próximas a Mitre, por lo que su vinculación con la catequista asesinada era relativa.

El Colegio San Ignacio, al que concurría la catequista Renata Toscano, es un colegio jesuita, al que suelen enviar sus hijos la gente del barrio que conforma un arco que va desde cierta clase media baja y trabajadores, hasta profesionales y otros sectores medios.

Es un colegio parroquial subsidiado y por ende barato.

Los padres que envían a sus hijos allí no son necesariamente devotos, sino que lo hacen porque los colegios públicos de la zona están afectados por el problema social existente que hace que allí concurran sectores marginales, en muchos casos con el sólo interés de "al menos comer".

El Colegio San Ignacio no puede ser calificado en absoluto de reaccionario, aunque tampoco sea lo contrario.

Han tenido entre sus párrocos a sacerdotes abiertamente reaccionarios como el Padre Toledo, vinculado a Monseñor Quarracino y que hace unos años estuvo involucrado en un sonado escándalo vinculado al banquero Trozzo, o el Padre Luis, un ya anciano sacerdote que abreva, por el contrario en la "Teología de la Liberación".

El Padre Luis ha desarrollado su tarea a lo largo de los años al lado del mismísimo Padre Mugica, el Ex Obispo de Avellaneda Jerónimo Podestá, o el militante de la Resistencia Peronista y fundador de la JP Gustavo Rearte, y sus acciones estuvieron siempre vinculadas al movimiento de sacerdotes por el Tercer Mundo.

El Padre Luis siempre predicó y trabajó con la gente de los asentamientos cercanos.

Esto hace que el Colegio suela estar vinculado a las cercanas Villas de Emergencia, y, que, en mas de una oportunidad haya becado a chicos y chicas, provenientes de esos asentamientos para que estudien allí.

De lo anterior se infiere como totalmente lógico lo que expresaban algunos de los presentes que criticaban las manifestaciones de ciertos vecinos a los que éstos últimos acusaban, al afirmar que "Renata hubiese sentido vergüenza de ellos", porque "ella iba a la Villa a alcanzarle su copa de leche y a trabajar con la gente de allí".

También en muchos de esos barrios se ha generado una cierta "mística" tonta que hace suponer que cierto líder delictivo (que cambia según el momento) "tiene códigos" y que por lo tanto "cuida al barrio" , porque "su gente trabaja en otro lado".

Esto último no lo dicen los villeros, sino la gente de clase media baja y no tan baja, que cuando advierten que la realidad no es así apelan a los gritos histéricos de "mano dura".

En suma, hay desarmaderos, sospechas de zonas liberadas, y complicidades varias que no son necesariamente policiales sino muchas veces mas sutiles y vinculadas con la propia estupidez.

Mientras tanto algunos mediáticos vecinos decían "Nosotros no venimos a pedir trabajo porque somos gente de trabajo, queremos seguridad", y echaban a los que pedían "pan y trabajo" por "hacer política".

Hay quien sospecha que allí hay punteros de De Narvaez agitando en base a esta situación, como los hubo en Lomas del Mirador, zona en la que los familiares de Luciano Arruga denuncian cosas similares, hasta el intento de "cooptación policial" para delinquir, que habría sido, según expresan, el motivo de la desaparición del joven.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema de la inseguridad sigue siendo la inequidad. En esto existen dos víctimas: ambos están presos de un poder que aún no da soluciones estructurales.

En el mientras tanto habrán muertos de un lado y de otro.
Estàn los muertos por la delincuencia; menores desprotegidos por un sistema injusto, utilizados por la corrupcion policial que depende de la corrupciòn polìtica.

Y también están los miles de muertos por gatillo fácil, niños y niñas indigentes que sufren hambre y desconcierto, jòvenes apaleados y discriminados, con un presente no buscado y un futuro que no existe. También estàn las familias sin techo acorralada por la UCEP creada por Macri. De estos últimos, los medios dirigidos por multinacionales con la complicidad de los Tinelli, Legran y Susanitas no se hacen cargo, solo hablan de pobreza cuando les conviene políticamente.

La creación de comunas populares donde convergieran todos los actores para debatir esta problemática y llegar al hueso, verían más claramente que con un estado ausente para resolver problemas tan graves como la pobreza y la indigencia, es de donde proviene este estado de cosas. Pero el estado no es solamente el gobierno. Somos todos.

Falta educación pero también cultura solidaria de los que pudieron educarse.

Sin resolver estos problemas básicos la inseguridad seguirá dando vuelta como un circulo vicioso y los verdaderos responsables clamarán, además de castigar con el hambre, por más leyes represivas, más edictos impunes, más cárceles y comisarías repletas de pobres creando odio, impotencia y resentimiento, y de esta manera habrá más víctimas de ambos lados.
Alba

Monikucha dijo...

Coincido con Anónimo. Estamos pagando la política de los 90. Hay que hacerse cargo nois guste o no. Además la sociedad de consumo, no sólo la droga, colabora con la inseguridad.
Lamento mucho lo que te pasó

Edukator dijo...

Totalmente de acuerdo con ustedes, por lo que podemos sacar dos conclusiones:
Una es que mi caso no sirve pare estadística.
la otra es que los principales aprovechadores de la pobreza no son los "punteros clientelistas" sino las policías bravas que suelen estar relacionadas con los primeros

Anónimo dijo...

Tu caso es para lamentarlo, debio ser una experiencia muy traumatica. Pero por suerte no solo lo podes contar, sino que tus neuronas quedaron sanitas para que puedas brindarnos tus ideas diariamente. Alba

Edukator dijo...

Si por suerte, y no estoy diciendo huevadas ni pidiendo mano dura.
Pero el tema es complejo:
La clase media pide mano dura y va a comprar repuestos afanados.
Pero si solamente decimos esperemos a que se solucionen los problemas sociales vamos a quedar muy huérfanos de discurso.
Tanbién en el post destaco que los que estaban allí no tenían anda que ver con lo que pasó, lo que demuestra el contenido gorila y manijeado de la manifestación.
Me podrían haber matado, intentaron tirar y no les salió pero de todas formas así me hubiese pasado algo, la causa seguía siendo la miseria y la desigualdad.
¿Parece acaso por el post que estuviese defenciendo el manodurismo? SI es así akgo hice mal y voy a tratar de explicar mejor mi punto de vista

Anónimo dijo...

Para nada fue así. Te entendí perfectamente. Y se que es complejo el tema. Pero yo no digo que esperemos que se solucionen los problemas estructurales, digo que la raiz del problema son esos por màs que pensemos lo contrario.

Con respecto a Sain, en el supuesto que pudiera ser el futuro ministro de seguridad de la ciudad, tampoco se solucionaría el tema estructural. Estas medidas deben ser paulatinamente resuelta en su conjunto. (más trabajo, mejor educaciòn y atencion sanitaria para ir conteniendo) Pero para eso se necesitan decisiones politicas que aùn no las veo. Por ejemplo en Pcia. de Buenos Aires, con lo que quiere hacer Scioli, son medidas antiseguridad, porque ataca los efectos no la raiz del problema. E incluso esos efectos son represivos, que van a engendrar màs violencia y mas muertes. La provincia de Buenos Aires es una de las màs castigadas por la pobreza y la marginalidad, focos de mafias, una policia que aùn no se ha depurado y tampoco hay decisiòn politica en hacerlo.
Pero insisto en que tambièn hay que ir cambiando una cultura, que es dificil, como todo lo que hay que cambiar es dificil. Entonces por màs que se cambien algunas tibias medidas, y sin participacion popular, en el mientras tanto se poblarán las carceles y las comisarias de marginales y a los que salen drogados o desesperados no existen esos mensajes porque sus conductas son estructurales.
La responsabilidad que nos cabe es, con los medios que tenemos, promover debates sobre el tema sin olvidar que la violencia engendra violencia, el hambre desnutrición, la droga cero de analisis coherente, la falta de educación posibilita el manejo de los poderosos. Alba

Edukator dijo...

Totalmente de acuerdo pero, ¿Que diferencia hay entre Scioli y Macri?, hasta en lo personal son parecidos.

Anónimo dijo...

Solo se diferencian que Scioli fue deportista y Macri un "nene de papá". Se identifican que Scioli ya tiene en marcha un aparato policial con jueces propios y Macri contra viento y marea quiere echar a andar a su Metropolitana. Dos gobiernos que quieren mano dura y cero en decisiones para cambiar la calidad de vida de sus habitantes más postergados. Y ademàs una clase media y no tan media que los acompaña. Despues del 10 de diciembre: se votará una ley que baje la edad de inputabilidad?

No nos cabría a la izquierda, por lo menos en este punto unirnos en un debate abierto a toda la ciudadania sobre este problema y proponer medidas alternativas que impidan màs de lo mismo?

Si las fuerzas de izquierda y progresistas no se unen en esto, a través de asambleas con propuestas claras lo unico que se harà es cortar calles, agitar banderas, gritar consignas y luego a casa.(No dije que no se haga pero por lo menos que no sea lo unico) Creo que hay que empezar a ser màs creativos, como explicaba Marta Harnecker "fortaleciendo las iniciativas locales por conformar amplias plataformas de lucha (...) que ofrezca alternativas concretas de solución a los diversos sectores afectados (...) tener una gran flexibilidad táctica, aunque sin ceder a los principios, una nueva cultura de izquierda: una cultura pluralista y tolerante, que ponga por encima lo que une y deje en segundo plano lo que divide; que promueva la unidad en torno a valores como: la solidaridad, el humanismo, el respeto a las diferencias. Una izquierda que comienza a darse cuenta que la radicalidad no está en levantar las consignas más radicales ni en realizar las acciones más radicales -que sólo unos pocos siguen porque asustan a la mayoría-, sino en ser capaces de crear espacios de encuentro y de lucha para amplios sectores; porque constatar que somos muchos los que estamos en la misma lucha es lo que nos hace fuertes, es lo que nos radicaliza."

"Una izquierda que entiende que hay que ganar hegemonía, es decir, que hay que convencer en lugar de imponer."

La derecha sabemos lo que va a hacer. Pero a la izquierda, cuàl es la responsabilidad que nos cabe? Alba