domingo, octubre 08, 2006

La mato y aparece una mayor (Sobre el rebrote del procesismo y el secuestro de Julio Jorge López)



¿ Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿ Acaso se van ? ¿ Y Adonde van? ( Silvio Rodríguez)

Hay hombres que luchan un día , y son buenos,
hay quienes luchan un año, y son mejores,
pero hay quienes luchan toda la vida, esos son los imprescindibles ( Bertold Brecht)

¿Que estarán pensando ahora que no existe el comunismo?
Estarán pensando igual Ahora son todos enfermitos,
Estarán pensando igual: Ahora son todos drogadictos ( León Gieco Los Salieris de Charly)

Dicen que los paleontólogos suelen arriesgar dos hipótesis acerca del destino final de los dinosaurios.


Algunos suponen que alguna catástrofe natural hizo que se extinguieran sin que dejaran desecendencia.

Otros suponen que evolucionaron transformándose en aves, y que de esta forma prosiguieron con la evolución natural.

Con ciertos especímenes sociales suelen producirse debates similares. Tal es por ejemplo lo que sucede con los defensores de la dictadura, y con los nuevos miembros de las instituciones que estuvieron involucradas en esa experiencia, en particular las Fuerzas Armadas.

Mientras que algunos suponían que los dictadores se hallaban definitivamente derrotados en la sociedad, creían que la extinción biológica de los mismos iba a producir la paulatina desaparición de todos los panegiristas del "Proceso de Reorganización Nacional", otros siempre advierten la posibilidad de que se encuentren agazapados para volver en el momento mas propicio.

La primera de las opiniones ha sido corriente en el establishment "progresista", en particular el periodista Horacio Verbitsky siempre se esforzó en destacar lo distintas que serían las fuerzas armadas actuales generacionalmente alejadas de la dictadura.

La segunda de las posiciones halló extremos defensores, como el recientemente fallecido Enrique Gorriarán Merlo, quien convencido de las intentonas golpisas de los carapintadas lideró el disparatado copamiento del cuartel de La Tablada en 1989.

¿LOS DINOSAURIOS VAN A DESAPARECER?.

Desde el fin de la dictadura hasta ahora, no se había producido un resurgimiento tan importante de posturas pro-dictatoriales, y lo que es más no se había verificado el apoyo de una nueva generación a esos dislates criminales.

¿Por qué sucede?

Las causas pueden ser múltiples, aunque en verdad puede tratarse de un "servidor del pasado en copa nueva".Para indagar al respecto, conviene determinar :

1) Si lo que se manifestó en la dictadura militar responde a una tendencia histórica de nuestra sociedad, o si por el contrario constituyó un momento excepcional,y
2) Si algo de todo eso subsiste, y en su caso en qué medida y con qué contenido.

LO DE SIEMPRE.

No es exclusivo de la Argentina, pero siempre ha existido en nuestro país una tendencia a restaurar el "orden" mediante grandes masacres colectivas.

Sería ocioso indagar en cada período histórico, pero digamos en principio que existen diferentes caminos en este itinerario, y difrentes fechas clave a saber:1860, 1880, 1930, 1955,1976.

En el perìodo de "Organizaciòn Nacional" (¡Que curiosa similitud!) de 1860 a 1880, la violencia autoritaria iba dirigida contra determinados grupos étnicos, considerados "incivilizados" desde el punto de vista europeo (negros, pueblos originarios, supervivencia de las "montoneras"), y para dirimir diferencias entre diversas fracciones de la clase dirigente utilizando a los sectores populares como "tropa".(Se señala deliberdamente a los afro argentinos, ya que tras ser la tercera parte de la población de Buenos Aires, nadie logra explicar su casi total desaparición).

En el período 1880-1930, la represión va dirigida contra los movimientos antisistémicos, provenientes sobre todo de los inmigrantes europeos.

Esa violencia se focalizó sobre todo en los anarquistas, y a partir de 1917 en los comunistas, y en toda manifestación contestataria del incipiente proletariado como es el caso de la Semana Trágica, o de la Patagonia Rebelde.

A partir de 1930 se produce la continua interrupción del orden constitucional, mediante la creciente persecución y tortura de los opositores políticos, aunque se intensifica en cuanto a su crueldad respecto de los movimientos antisistémicos.

Desde 1955 las persecuciones se dirigirán contra todo atisbo de resistencia peronista, y contra la nueva izquierda que surge como grupos guerrilleros, aparte de los opositores políticos.

Entre 1976 y 1983, lo que se produce es un sistemático plan de eliminación de los opositores políticos por la vía de la desaparición forzada de personas y la utilización de campos de concentración de forma masiva.

Esta última experiencia superó todo lo anterior en forma dramática, por lo que se produjo una obligada revisiòn de lo sucedido a partir de 1983.

LA DERECHA EN DEMOCRACIA

Es un lugar común entre los defensores de la dictadura decir que la "guerra que ganaron con las armas", la perdieron cultural y políticamente.

Esta apreciación no cuenta con el hecho de que aquellos que los convocaron, o sea los miembros del establishment económico, tuvieron un amplio triunfo cultural, económico y político.

Decía Videla que el objetivo del "Proceso" era dar paso a una genuina y fortalecida democracia, objetivo que según como se lo mire cumplió, ya que los dueños del dinero, no necesitaron nunca mas valerse de golpes militares para diseñar al país a su imágen y semejanza, llegando incluso a mucho más de lo que Martínez de Hoz jamás hubiese podido soñar.

Pero lo que comenzó a debilitarse fue el consenso social para la utilización generalizada del régimen represivo para suprimir diferencias políticas, o el aplauso a las interrupciones del orden constitucional.

Así la década del 80 fue la década del juicio a las Juntas, y la de los alzamientos carapintadas, pero también fue la década de Reagan, de Thatcher, y en nuestro país, la década en la que palabras tales como "privatizaciones", o "flexibilidad laboral" comenzaron a lograr un generalizado consenso, aún de parte de sus potenciales víctimas.

La del 90 fue la década del indulto, y la de la aplicación del mas profundo plan ecnómico de ideología neo liberal que jamás se haya llevado a cabo en nuestro país, aún en las mas reaccionarias dictaduras militares, con la aplicación "in extremis" de las privatizaciones, y de la flexibilidad laboral, tan anunciadas durante la década anterior.

¿Cómo se posicionaron la derecha política y económica en ese escenario?


ESTE NO ES IGUAL ES UN BOMBO LIBERAL

Si bien el Capitán Ingeniero Alsogaray no podía con su genio, y siempre que podía defendía y justificaba la represión ilegal, el conjunto de su partido, la U. C. D., durante los 80 centraba su discurso en lo económico, y en las supuestas bondades que nos depararían la aplicación de sus recetas, evitando cuidadosamente referirse a la dictadura militar, aunque desde ya estuviesen de acuerdo con esta última.

Dentro de ese mismo partido, Adelina de Viola pretendía "diferenciarse" del viejo líder golpista adoptando posturas presuntamente democráticas en lo político y siendo explícita en su rechazo a las intentonas carapintadas.

Por aquellos años "maquillaba" la imágen del liberal- conservadorismo vernáculo utilizando populistas bombos en sus actos al grito de "este no es igual es un bombo liberal".

Los carapintadas, si bien se sublevaban en contra de los juicios seguidos a militares por violaciones de los derechos humanos decían no identificarse con la cúpula procesista del ejército.

Solían identificarse como "héroes de Malvinas", y pasaban del discurso soberbio que referenciaba al ejército como "reserva moral de la Nación" y "salvadores de la Patria" a otro que los situaba en el papel de "víctimas", ( de allí el énfasis que ponían en el distingo entre generaciones).

El sociólogo Máximo Badaró analiza esta situación en un estudio recientemente realizado, respecto de la actual cultura organizacional que se difunde el en el ejército desde el Colegio Militar.

Destaca Badaró que los referentes de los actuales cadetes no son Videla o Massera, sino Argentino Larrabure, o Paula Lambruschini, a quienes se los ensalza como víctimas de la acción guerrillera.

El indulto, y la detención de Seineldín clausuran este debate puertas adentro del ejército, pero dejan como saldo el surgimiento de la figura de Aldo Rico.

La "autocrítica de Balza" parecía el corolario de la "autocrítica de Firmenich", y la forma en la que el Menemismo creyó que cerraba la cuestión, en ese momento en que la U.C:D. era parte del gobierno, las ideologías habían "terminado", y hasta Mariano Grondona mostraba un sesgo levemente "progresista".

NUREMBERG, LOS BEBÉS SECUESTRADOS, RICO, BUSSI Y PATTI.

En 1945 las atrocidades Nazis durante la Segunda Guerra Mundial fueron Juzgadas en la Ciudad alemana de Nuremberg.

Desde entonces, salvo en aquellos países que pasaron a adoptar un régimen de tipo leninista o revolucionario, en todos los países en los que había existido un régimen dictatorial de ultraderecha se adoptó una salida basada en una anmistía, o, a lo sumo, en investigaciones judiciales o administrativas, en las que se dilucidaba la verdad de lo que había sucedido, pero sin finalizar con el castigo penal de los que habían sido hallado culpables.

Tras una derrota como la de Malvinas, y en el medio de una retirada por ende desordenada, en nuestro país el modelo fue Nuremberg, máxime teniendo en cuenta las proporciones siniestras de las acciones emprendidas por los represores.

No pudo ser El Salvador, porque no hubo una guerra civil, no pudo ser España por los mismos motivos, y porque todo era muy reciente, no fue Sudáfrica, porque no aparecía una gran parte de la población implicada en los crímenes, como la población blanca de ese país, no fue Uruguay, porque la represión fue mucho mayor acá, tampoco fue Chile porque como ya dijimos la retirada de las Fuerzas Armadas fue desordenada y tras un absoluto desprestigio, y no producto de un modelo "exitoso" como el de ese país.

¿Pero eso significó que la represión haya desaparecido?

Todo parece indicar que ha asumido nuevas formas, y no podía ser de otra manera, si tenemos en cuenta que el modelo neo-conservador de permanente exclusión necesariamente margina una gran cantidad de gente con su correlato de violencia social inevitable.

Como destaca Immanuel Wallerstein ( ver post) en un artículo que escribiera en el año 2000 referido al triunfo en Austria de Jörg Haider, ni el antisemitismo había sido inventado en Alemania, ni los otros países europeos son tan distintos de Austria hoy en día.

Pero resulta indudable que todas las tendencias inmanentes en la sociedad europea se actualizan ante temas como la inmigración y ante el fracaso de la vieja izquierda que asume posturas cada vez mas parecidas a las del centro-derecha.

En Argentina la fragmentación social, y la falta de respuesta por parte de la democracia representativa a las demandas de tipo económico social produjeron en determinados municipios votaciones como las que en su momento recibieron Rico o Patti.

Pero en ambos casos se suponía que ambos personajes contaban con la fórmula para acabar con la "inseguridad", pero no que eran potenciales presidentes que llevarían a cabo una represión como la del 76 en adelante.

Bussi es un caso aparte, se trata del ex Gobernador de facto de una provincia en donde la represión fue particularmente intensa durante la dictadura militar, y que para contrarrestar la influencia de los grupos guerrilleros que actuaban allí, recibó en su momento una especial atención por parte de la dictadura.

El fracaso de los gobiernos peronistas y radicales motivaron la nostalgia hacia Bussi, quien de todas formas resultó un fiasco para sus propios votantes.

De todas formas el consenso de los organismos de derechos humanos fue creciente en el seno de la sociedad, lo que motivó que nunca se dejase de juzgar el secuestro y la supresión de identidad de los bebés nacidos en cautiverio, un delito aberrante y absolutamente injustificable aún para los mas conspicuos defensores del terrorismo de estado.

El camino abierto a partir de esa brecha nos lleva al punto actual en el que se reabren las causas contra los implicados en violaciones a los derechos humanos el período 76-83.

IL PADRONE E VIVO, IL PADRONE E MORTO.

Todas estas reflexiones se motivan en lo que produce el caso de Jorge Julio López, que según el Gobernador Felipe Solá sería el primer desaparecido en democracia, dichos de los que luego se retractó.

Jorge López es un albañil, que según relata su hijo Ruben López, militaba en la Unidad Básica de Los Hornos,localidad cercana a La Plata.

Se trataría de un clásico peronista de base, que en su momento se acercó a ese local político motivado por el trabajo social que llevara a cabo y a caballo de esa difusa identidad que constituye el peronismo.

El local de marras.o al menos quienes lo lideraban, simpatizarían con la "tendencia", por lo que sus miembros cayeron todos bajo un manto de "sospecha".

En ese contexto fue detenido, y desde entonces siempre prometió declarar contra el autor de su secuestro, y del asesinato de su compañera Patrcia Dèll Orto, o sea Etchecolatz.

Ahora bien, si López hubiese sido víctima de un secuestro ¿quien lo habría perpetrado?.

El pequeño grupo de dinosaurios que se congregó en Plaza San Martín los pasados días carece de poder de convocatoria, los miembros del aparato represivo del 76 se han ido extinguiendo por una razón biológica.

Entonces lo que subsiste es ese aparato represivo integrado por las mafias lúmpenes de la bonaerense y de la política, siempre dispuestos a servir al mejor postor.

De esa forma de "control social" es la clase política principalísma, aunque no única, responsable.Cualqueira de esos elementos es permeable a sobornos por parte de cualquiera.

Si no hubiesen sido ellos los secuestradores de López, de todos modos las amenazas a jueces, fiscales y militantes de derechos humanos, mas los reclamos dinosaurios en pro de una anmistía, tienden a instalar el "troglodismo" como alternativa para la sociedad, ante los ostensibles fracasos democráticos.

La película Novecento de Bernardo Bertolucci concluía con una escena en la que el representante de los "proletarios" interpretado por Gerard Depardieu, y el representante de los "patrones" interpretado por Robert De Nyro forcejeaban eternamente el uno exclamando "il padrone e morto", mientras que el otro respondía "il padrone e vivo".

Volviendo al principio: Los dinosaurios no mueren, se transforman en aves carroñeras porque las condiciones que los generaron se reproducen en otro escenario. De nosotros depende que desaparezcan definitivamente aunque todavía nos quede un tiempo mas de "forcejeo".

El tema no es liviano, ni electoral. Tratarlo así sería simplemente irresponsable.














1 comentario:

biosofia dijo...

Escenario me pareció una buena síntesis.
¿Será que los hombres de playa girón están desaparecidos?
El show debe continuar y en eso parece que estamos.
Saludos!